Durante la última audiencia del juicio contra la acusada de 19 años, la joven relató todo lo qué ocurrió la noche en la que murió Fernando Pastorizzo. Mirá el video con sus declaraciones.

Nahir Galarza, la joven de 19 años acusada de asesinar a su ex novio, Fernando Pastorizzo, de dos balazos en la ciudad de Gualeguaychú, Entre Ríos, declaró en la última audiencia del juicio en su contra y detalló cómo fue el día del crimen.

Quebrada en llanto y cabizbaja, la acusada relató que horas antes de la muerte de Fernando, llegó a su casa, llamó a su madre (Yamina) para que le abriera la puerta y aseguró que sus planes eran «bañarse e irse a acostar». 

Sin embargo, antes de entrar a su habitación recibió un llamado desesperado de la víctima: «Me saqué los zapatos antes de entrar a mi habitación y me llamó Fernando, me habló alterado, desesperado». 

Agregó: «Creí que le pasaba algo, me dijo que estaba en la puerta de mi casa y que era urgente. Entonces, bajé así descalza para verlo».

Acto seguido se quebró y no pudo continuar con sus declaraciones. Luego continuaría diciendo como era la relación con el joven e indicando la violencia que sufría por parte de este.

El crimen

Cerca de las 5.30 del 29 de diciembre en Gualeguaychú, donde Pastorizzo (20) fue hallado malherido en la calle con uno tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Galarza primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.

Sin embargo, el 16 de enero, la acusada pidió ampliar su indagatoria y aportó una nueva versión de los hechos en la que aseguró que los disparos que efectuó contra la víctima fueron «accidentales».

Galarza intentó explicar que en la primera declaración como imputada había mentido porque temió que culpen a su padre policía, que era el responsable de la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria que se convirtió en el arma homicida.

CRÓNICA