Hace un par de meses fue noticia en algunos medios de comunicación locales.

Tiene dueño y por las noches le abre las puertas de su casa para que salga a yirar, y así lo hace.

Se mete en las casas de los vecinos, y a muchos de ellos, los colapsa de terror y pánico.

Adquirido en el mercado clandestino casi con seguridad, denunciado a las autoridades locales, nadie se atreve a actuar, el monito no tiene la culpa, los vecinos, mucho menos.

VÍDEO EXCLUSIVO del famoso mono que, al mejor estilo ZORRO, por las noches, aunque sin capa ni antifaz, a los saltos por los techos, recorre parte de la ciudad del encuentro.