Por PABLO ARIEL GONZALEZ

Sufridas, empapadas de sudor, arrastrándose en el tiempo, con las lenguas peinando el suelo, así, una, otra y todas las obras que se iniciaron durante la gestión de CAMBIEMOS al mando de nuestro municipio, anduvieron, andan, y todo hace presumir, que así seguirán marchando, en busca de su tan ansiada culminación.

Adictas a las pausas, odiosas de continuidad y apego a lo obligado por contrato de licitación celebrado, ya son parte de un raro paisaje gubernamental que caracteriza una forma de gestionar lo público en la administración Antonijevic.

En el medio, en el camino, en los vacíos que su andar dejan, vecinos padeciendo los trastornos que toda obra a medio terminar genera en aquellos que deben convivir con ellas.

Mil veces dio arranque, otras mil puso freno, y hablando de freno, así está ahora, otra vez parada, esta vez, por falta de pago a los trabajadores que la están llevando a cabo.

Solo resta esperar que nos cuenten sobre el nuevo anuncio, a saber, el día que vuelva a decir….levantate y anda.

Nuestra intendente sigue con sus eternas promesas de terminarlas algún día.

Mientras tanto, así sigue, MUY SUCIA, FEA, MALA, y repleta de males para convidar, a todos los que allí viven.