“El Destape” comprobó mediante una investigación que más de 200 personas que reciben planes sociales o están por debajo de la línea de pobreza aparecen financiando la campaña de Cambiemos.

La alianza Cambiemos utilizó al menos  200 titulares de planes Ellas hacen y Argentina Trabaja para hacerlos pasar como aportantes a la campaña de Esteban Bullrich cuando era candidato a senador y a Graciela Ocaña, candidata a diputada.

La investigación realizada por El Destape reveló al menos 205 casos correspondientes solo a Quilmes y otros partidos de la zona Sur y Oeste de Bueno Aires, aunque se cree que los mismos podrían extenderse a todo el país.

Al cruzar la base de datos de los titulares de los planes con el informe remitido ante la Justicia Electoral por parte de Cambiemos, se encontraron coincidencias de documentos y personas. Todos ellos aportaron a las campañas con sumas que van desde los $300 a los $1500, casi 300 mil pesos fueron blanqueados mediante este método.

Cuando se comunicaron con los aportantes, se encontraron con que no habían hecho tal aporte y con la situación económica ninguno podría asumir dichos gastos. La mayoría de los involucrados se encuentran en una situación de pobreza.

Uno de los casos es de Luis Jaime. Cuando se enteró que figuraba como aportante dijo que “jamás haría una cosa así como aportar dinero y menos al Gobierno” y además   contó que solo ganaba doscientos pesos por día.

Otro es de Sonia Villan, que al enterarse sostuvo que “jamás le daría plata” a los aliados de Cambiemos ya que su situación económica es insostenible.

Según la ley de Financiamiento Electoral no se puede enviar donaciones anónimas, por lo que Cambiemos no solo utilizó los datos de más de 200 personas en situación de pobreza sino que lo hizo para ocultar a quien verdaderamente financió la campaña.