La selección arrancó mal en el mundial que se está llevando a cabo en Rusia, pero no solo por el resultado que obtuvo contra Islandia, sino y más que nada, por el nivel de juego que mostró, las dudas que quedaron en evidencia luego del uno a uno, y esa carga emotiva, mochila si las hay, que evidentemente se resisten a abandonar a esta generación de Crack, vacía de vueltas olímpicas con la celeste y blanca luciendo en el verde césped en torneos de sublime relevancia futbolera, tanto a nivel continental, como asimismo, mundial también.

Mañana es un día clave, los fantasmas van a estar ahí como nunca, o tal vez como si estuvieron alguna vez, en la última fecha de las eliminatorias contra Ecuador aquel día, pero claro, aquel equipo ya había quedado afuera, no jugaba por nada, y encima los que entraron a patear la pelotita, eran soldados del sub veinte de su selección.

El lunes y para que haga un análisis de lo ocurrido en el debut de la albiceleste, en “Quien quiera oír que oiga” lo llamamos al Tito, a Néstor Sassone, quien, sobre lo acontecido en el partido disputado contra Islandia, cosas como estas, nos expresó: