El jueves en BL te contábamos lo que sigue a continuación:

LE SAQUEARON SU HUMILDE COMERCIO, Y LO DEJARON EN PAMPA Y LA VÍA

«Me cortaron de raíz, a mí y a mi familia», nos comenzó diciendo Lisandro en la nota que en la 105.1 le hicimos el viernes por la mañana.

“Me robaron unas 20 cañas de pescar, unos 25, 30 riles, garrafas de 10, garrafas de 5, anafes, pavas eléctricas, líneas de mano, de todo”, agregó a continuación.

“Aparentemente habría un auto, pero hay un vídeo en los que se los ve que salen caminando con la cañas también, imágenes que se ven en las cámaras que uno de los hoteles de la bajada San Martín tiene, pero no se les puede ver las cara porque van re encapuchados, se ven a dos, uno sube y otro baja, al que sube se lo ve que va con las cañas, y al otro no se lo puede apreciar bien”

Lisandro, con toda la razón manifestó, palabras más, palabras menos, esto expresó en otra de las partes de la entrevista que en la FM DEL CIELO le hicimos el viernes por la mañana: “Es una vergüenza que no haya una cámara en la bajada San Martín, por donde circula mucha gente y además está el anfiteatro local, donde a menudo se organizan eventos de alta envergadura, y ante cualquier cosa que ocurra, no quedan registros de los hechos y autores de los mismos”

Si tenemos en cuenta las formas, el volumen de lo robado, el lugar en qué aconteció el hecho, y la hora en que el mismo aconteció, sin dudarlo, todos los caminos nos conducen a un solo sitio: “LA IMPUNIDAD”

Y si hay impunidad, la misma tiene claro responsables ¿Hace falta decir quiénes son?

AUDIO