La tradicional panificadora Maitén despidieron sus trabajadores tras cerrar las puertas de su fábrica en Chacabuco, provincia de Buenos Aires.

Según publicaron los medios locales, el Maiten busca abonar el 50% de la indemnización, por lo que los trabajadores, nucleados en el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA), comenzaron con audiencias en el Ministerio de Trabajo.

En la tradicional panificadora hay 18 empleados quedarán en la calle tras recibir la noticia de que la planta cerrará sus puertas.

El argumento es que la empresa de galletitas Don Satur con la que trabajan, rescindirá el contrato y dejará de comprarle la producción a partir de junio.

Además de el Maitén, en Chacabuco cerró otra empresa del sector alimenticio y una estación del industrial. Se trata de la estación de servicio Petro Nort, ubicada en la Ruta 7, y la molinera Cuesta Colorada, que funcionaba en el parque industrial local.

El total de laburantes en la calle es de 300, ningún chiste.

 

 

DIARIO REGISTRADO