Con muy poco tiempo funcionando en nuestra ciudad, la firma que regentea la Estación de Servicio ROYAY, sita en Colombres y San Martín de nuestra ciudad, en el día de ayer DESPIDIÓ a seis trabajadores que hasta la fecha en el lugar laboraban bajo su relación de dependencia.

Dos más fueron despedidos de la Planta de Combustible que tienen a la altura de la balanza sobre la Ruta 41 también de nuestra comuna.

Solo quedaron las chicas que trabajan en el Shop, el cual mañana permanecerá cerrado por falta de personal, claramente, en virtud de los distractos laborales llevados a cabo en el día de ayer.

Todo hace presumir que, en días, anunciará su cierre definitivo.

La sangría continúa, mientras tanto muchas de las autoridades políticas de nuestro Distrito, en especial y empezando por nuestra intendenta, SIGUEN de joda en su paso por la función pública.