La tapa del semanario británico The Economist advierte sobre un síndrome global que ya se instaló en la Argentina. NOTICIAS se suma a ese alerta.

00_Economist

Un fantasma recorre el planeta. La certeza sobre lo que es cierto o falso, lo que es verificable o fantasioso, está sufriendo una erosión sin precedentes en la opinión pública internacional. Políticos y periodistas son víctimas y cómplices al mismo tiempo de esta ola de versiones contradictorias e inconexas que relativiza la lógica de los hechos y por lo tanto de argumentar a partir de datos objetivos.

16176348_10211858617407207_97580606_n 16143970_10211850532525090_461963568_n

Ese nuevo fantasma reinante no es la mentira -que es tan vieja como el mundo- sino la Post-Verdad.

El término ya tiene varios años de uso entre intelectuales y académicos: de hecho, el ensayista norteamericano Ralph Keyes (entrevistado por NOTICIAS para esta edición) publicó su libro titulado “The Post-Truth Era” en el año 2004, cuando recién estaban asomando las primeras redes sociales digitales. Una década más tarde, el fenómeno se profundizó y se aceleraron sus efectos, al punto que un aspirante a la Casa Blanca -Donald Trump- encarna este modo de discurso público corrosivo basado más en los prejuicios que en el saber científico.

14803080_1245192245503101_513554789_o 14799917_1245192415503084_1376223224_o

El insulto es la nueva razón.
El debate democrático es uno de los valores afectados por este clima de época, que también arrastra al periodismo en su tradicional rol de guardián contra los excesos del poder.

Es por eso que la influyente revista británica The Economist tomó el caso como una bandera en su cruzada Pro-Verdad. Y NOTICIAS recoge el guante en la Argentina, donde el fenómeno de erosión de la verdad como ideal se desarrolló con fuerza durante la década K, a partir de una batalla cultural que, a juzgar por sus insultantes continuadores en la era M, parece haber sido ganada.

15571320_10211499492589311_875266505_n

No se trata de registrar con resignación esta decadencia comunicacional, lamentando la falacia del periodismo militante en ambos bandos. Tampoco cabe la neutralidad. Siguiendo el ejemplo de The Economist, hay que entender primero para criticar después. Y cambiar. 

REVISTA NOTICIAS

1 15843975_127370514429749_5190036578112210499_o44444444444444444444 15825959_127395811093886_224757216781418642_n 17141292_1661540807485193_646510143_n 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170 17094266_10212255017916972_799542410_n (2)