Deberá pagarle 40 mil pesos por llevar una doble vida. El tribunal evaluó «el dolor, la angustia y la sensación de menosprecio» que vivió la mujer.

0010678847

La Justicia condenó a un marido infiel a resarcir con más de 40 mil pesos a su ex esposa por el «daño moral» que le causó haber soportado el adulterio.

«No se pone un precio al dolor o a los sentimientos, sino que se trata de suministrar una compensación a quien ha sido injustamente herido en sus afecciones íntimas», sostuvieron los integrantes de la Cámara Civil Beatriz Areán, Carlos Bellucci y Carlos Carranza Casares.

1

16790856_1654475614858379_710462119_n

Los jueces dieron por probadas las infidelidades reiteradas del hombre, un diplomático cuya identidad se mantuvo en reserva, «no en un año o en dos, sino durante toda una vida».

El tribunal evaluó el sufrimiento de la mujer al «haber cerrado los ojos y perdonado las reiteradas infidelidades, aceptar vivir separados en distintos países», e imaginó «el dolor, la angustia, la sensación de menosprecio que debió experimentar».

El diplomático llevaba una virtual doble vida, ya que a fines de 2006 viajó con su esposa al exterior «para pasar juntos las festividades de fin de año», pero en ese viaje la mujer «descubrió primero los chats» con la amante, con la que planeaba «pasar unas vacaciones». «Como broche de oro, vendría la comunicación al hijo (de ambos) de que iba a ser padre», fruto de su relación extramatrimonial, explica el fallo.

16176348_10211858617407207_97580606_n 16143970_10211850532525090_461963568_n

El tribunal condenó al hombre a pagar 30 mil pesos por «daño moral» y 10.560 «para atender a gastos de tratamiento psicoterapéutico», y responsabilizó por «divorcio vincular de los cónyuges por culpa exclusiva del esposo, por las causales de adulterio y abandono voluntario y malicioso del hogar».

El fallo reivindica la doctrina mayoritaria que considera que «para que cese el deber de fidelidad es indispensable, al menos, la sentencia judicial que decrete la separación personal o el divorcio vincular. Por ello la separación de hecho de los esposos no excluye el deber de fidelidad». «La inalterabilidad de las normas vigentes en materia de derecho de familia no pueden ser obviadas por los esposos por su sola voluntad. Resultaría inadmisible, por encontrarse en las mismas involucrado el orden público», añade el fallo.

INFOBAE

15843975_127370514429749_5190036578112210499_o44444444444444444444 15825959_127395811093886_224757216781418642_n 15571320_10211499492589311_875266505_n 14803080_1245192245503101_513554789_o 14799917_1245192415503084_1376223224_o 17094266_10212255017916972_799542410_n (2) 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170