hqdefault

La expresión “eso son cuentos chinos” lleva siglos utilizándose. Pero… ¿de dónde proviene? Hoy vamos a intentar descifrar los orígenes de un enunciado tan recurrente en español.

15571320_10211499492589311_875266505_n

Algunas fuentes apuntan a orígenes cubanos. A principios del siglo XIX los españoles llevaban esclavos africanos a Cuba para tener mano de obra barata. En un congreso internacional que tuvo lugar en Viena, España e Inglaterra manifestaron finalizar con el comercio de esclavos en 1820.

16176348_10211858617407207_97580606_n

Para seguir teniendo mano de obra barata en Cuba, los españoles se fueron a China y prometieron casa, ropa, trabajo y comida a los que los siguieran hasta la isla caribeña. El trabajo que prometían era duro pero… ,según los contratantes, bien remunerado. Muchos chinos aceptaron las condiciones firmando un contrato que estaba en español. Tal contrato, como ya podéis adivinar, tenía unas condiciones muy distintas a las que se imaginaban los ilusos viajeros chinos. Efectivamente, tenían casa, comida y ropa, pero todo se les descontaba de su sueldo, por lo que terminaban realmente endeudados antes de comenzar a trabajar, lo que, con los intereses, hacía que tuvieran que trabajar durante décadas para pagar su deuda. Del infortunio de estos pobres trabajadores sale la expresión “cuentos chinos”.

16143970_10211850532525090_461963568_n

Otras fuentes afirman que el origen de esta frase hecha está en los viajes de Marco Polo, que al volver a Italia desde China contaba historia de animales mitológicos y fábulas increíbles. Por tanto, cuando se hablaba de un embuste, de algo exagerado o de una mentira disfrazada, se comenzó a hablar de “cuentos chinos”.

15843975_127370514429749_5190036578112210499_o44444444444444444444 15825959_127395811093886_224757216781418642_n

Pero si lo que te quieres es conocer más historias chinas en el idioma mandarín, puedes hablarlo en solo 8 meses con 8Belts. ¿No nos crees? No pasa nada, no te pedimos que nos creas, solo que nos dejes demostrártelo. Nada de cuentos chinos.

16358915_10211964344970330_1210950989_n 1 14803080_1245192245503101_513554789_o 14799917_1245192415503084_1376223224_o 16735918_10212090809771871_1136809274_n-400x170 17094266_10212255017916972_799542410_n (2)