pasadizo-secreto-del-vaticano-3
Desde hace más de 700 años, un curioso pasadizo secreto comunica el Vaticano con el Castillo de Sant’Angelo. Se lo conoce también como el Passetto. ¿Para qué se construyó? ¿Se utilizó alguna vez? Conozcamos la historia entorno al pasadizo secreto del Vaticano.

El misterioso pasadizo secreto del Vaticano

El Passetto o Passetto di Borgo es un pasadizo secreto que tiene unos 800 metros de longitud y lleva desde el Vaticano hasta una de las almenas del Castillo de Sant’Angelo. Visto desde el exterior parece un trozo de muralla o incluso una especie de acueducto, pero nunca pensarías que esconde un pasillo que conduce a un refugio seguro para que el Papa quede a resguardo en el fortificado Castillo de Sant’Angelo. Si has leído el libro de Dan Brown “Ángeles y Demonios” o has visto la película, ya sabes de que pasadizo hablamos, pues en él transcurre una de las escenas de la novela/película, también en “Misión Imposible 3”, se utiliza este camino para acceder al Vaticano.

1

El misterioso pasadizo del

Se construyó en el siglo VI a raíz de la invasión de los Ostrogodos y su función en un principio fue de muralla defensiva. Destruida en varias ocasiones, de esa construcción inicial no queda prácticamente nada. Una de las reconstrucciones más importantes fue la ordenada por León IV en el siglo IX tras el ataque de los Sarracenos y de esta reconstrucción ha permanecido en pie únicamente el Passetto. En el siglo XIII, con el Papa Nicolás III se habilitó definitivamente el pasadizo.

14803080_1245192245503101_513554789_o 14787635_1245192512169741_1516957399_o-2

vaticano

Está documentado que al menos se ha utilizado en dos ocasiones para intentar salvar la vida del Papaque gobernaba la Iglesia en ese momento. En 1494, fue utilizado por Alejandro VI para huir Carlos VIII de Francia, que había invadido la ciudad y en 1527 el Papa Clemente VII lo cruzó perseguido por las tropas de Carlos I durante el saqueo de Roma y permaneció refugiado en el Castillo de Sant’Angelo durante 7 meses.

roma

El Passetto no fue incluido en los Pactos de Letrán y se fue deteriorando ya que no quedaba claro si pertenecía al Vaticano o al Estado Italiano. El Papa Juan Pablo II reconoció la titularidad del Estado Italiano sobre él y ahora, si quieres visitar el también llamado “corredor aéreo”, puedes hacerlo. Está restaurado y abre al público durante 2 meses en verano. Únicamente los 80 metros finales que lo unen al Vaticano no pueden transitarse y están custodiados por la Guardia Suiza.

15571320_10211499492589311_875266505_n

Video que podria interesarte