Los clubes de la máxima categoría están en «alerta permanente» por el incumplimiento en el pago de la cuota de la TV de diciembre, que es de $350 millones.

2330703w350tlnhr

Los dirigentes de primera que se autoconvocaron por la tarde en el edificio de la AFA ya sabían que la asociación no tenía los $350 millones para pagarles la cuota de TV de diciembre. La noticia había explotado en el grupo de chat que reúne a todos los directivos de la máxima categoría. Se reunieron para hacer catarsis. Y para intentar encontrarle una solución a la cesación de pagos que se cierne sobre varios de los 30 clubes de primera, sobre todo aquellos cuyo presupuesto de fútbol está encajado con el dinero de la televisión.

15571320_10211499492589311_875266505_n

Luego de más de dos horas de reunión, la primera división emitió un comunicado en el que puso en duda el comienzo del torneo luego del receso del verano y le reclamó al comité de regularización que gobierna la AFA que se pusiera al día con sus obligaciones. Califican a la situación financiera que viven como «dramática» y recuerdan que no recibieron un centavo por los derechos de TV en mayo, junio y julio, y que cobraron importes parciales en octubre y noviembre. «Con esta foto económica, en febrero no arrancamos», se sinceró uno de los dirigentes que avaló el comunicado.

Más allá de la catarsis grupal, los directivos intentaron resolver la ecuación económica con gestiones contra reloj. Javier Medín, vicepresidente del comité de regularización, fue el encargado de comunicar que el dinero de la partida de diciembre no estaba en la tesorería de la AFA. Lo hizo 15 días después de que Armando Pérez, presidente de la asociación, reuniera a un grupo de directivos para asegurarles que el efectivo llegaría sin inconvenientes. La llave de los billetes la tiene, como siempre, el Gobierno.

1

Todavía dueño del Fútbol Para Todos, el Poder Ejecutivo comienza a discutir cómo salirse del contrato firmado en agosto de 2009 por Cristina Fernández de Kirchner y Julio Humberto Grondona. Allí aparece una eventual rescisión de $1050 millones, de los cuales $350 millones servirían para hacerle frente a la cuota televisiva de diciembre. Parece poco dinero para un convenio al que todavía le quedan más de dos años y medio de vigencia. Por los derechos de 2016, el Gobierno pagó $1571 millones. «El Gobierno destrabará una partida correspondiente a la rescisión del contrato del FPT, y allí estarán incluidos los $350 millones que necesitan los clubes ahora», apuntó una fuente de la AFA.

El problema es la urgencia. A principios de mes, los clubes le habían pedido al comité de regularización que se apresurara en la transferencia del dinero. Incluso eligieron aMarcelo Tinelli para que gestionara el pronto envío de esos ingresos. Fue en medio de la otra negociación que entablan los clubes: la del nuevo contrato de TV. Auspiciada por el Ejecutivo, Fox y Turner había presentado una propuesta de $2200 millones más un ingreso variable en función del rating por todo el año próximo. Los clubes la consideraron exigua. Y hubo quienes la tildaron de «miserable».

14803080_1245192245503101_513554789_o 14787635_1245192512169741_1516957399_o-2

Fue entonces cuando Marcelo Tinelli llevó otra empresa interesada: ESPN. Aunque todavía no presentó los papeles con la oferta formal, se supo que la señal de Disney pretende formar una sociedad con la AFA y venderles el fútbol a los operadores de cable y televisión satelital. El negocio tendría una «llave» (el dinero que se pone como anticipo, una especie de garantía) de $1000 millones. Y el piso anual para la AFA sería cercano a los $3000 millones.

15259297_1347442421955476_1359252100491062101_o

Además, el contrato se firmaría por cuatro años y no por 15, como hubiera sido el convenio con Fox y Turner. «Estamos abiertos para juntarnos la semana que viene con ESPN y con la gente de Turner que quiere una reunión nueva», contó Marcelo Tinelli a la salida del edificio de la AFA. Minutos después, Javier Medín enfiló hacia la plaza Lavalle, con rumbo hacia una reunión con funcionarios del Gobierno. En la esquina de Talcahuano y Viamonte recibió un regalo de una paloma. El abogado, de estrecha relación con Mauricio Macri, ensayó un insulto al aire. Y se dijo a sí mismo: «Aunque, quizás, esto traiga suerte». No la hubo: el cónclave finalizó sin definiciones. Está previsto que ambas partes vuelvan a juntarse mañana. La burocracia estatal (los trámites para autorizar una partida millonaria no son sencillos) conspira contra el anhelo de los clubes de recibir el cheque de diciembre antes de fin de año.

A CANCHA LLENA