La situación del médico que mató a un ladrón en la localidad de Loma Hermosa podría agravarse en la próximas horas a partir del informe de balística que derribaría su versión de los hechos.
Según una nota publicada por el diario La Nación a partir de fuentes judiciales, los disparos que efectuó el médico habrían sido realizados a corta distancia.
Ayer, los peritos de la Policía Bonaerense comenzaron a revisar la pistola Bersa calibre 9 milímetros que pertenecía a Villar Cataldo y el calibre 16 que poseía la víctima, Ricardo Krabler.
Por su parte, la hipótesis de la fiscal que investiga el caso es que el médico no disparó para defenderse de una agresión. Y los peritajes de la Policía Científica seguirían en línea con esta teoría.
De ser así, el doctor Villar Cataldo podría ser acusado por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y volver a prisión.
Además, los investigadores destacan un dato clave: el pistolón del delincuente fue encontrado debajo del cuerpo, lo que indicaría que cuando fue atacado no le estaba apuntando al médico, como el mismo declaró.
EL DESTAPE