Las modificaciones que planteará el Gobierno estarán enfocadas en dos iniciativas puntuales: la judicial y la tributaria. La primera está vinculada a la ampliación de fueros federales para litigar y el armado de un consejo consultivo que prepare una propuesta de modificación del sistema de administración judicial.

“Las medidas están en proceso de ordenamiento. Son para reactivar la producción, sostener el empleo, pero también hay de fondo. Medidas estructurales”. La fuente oficial traza el camino que recorrerá Alberto Fernández para aplicar las 60 medidas. En la semana que inicia, las expectativas están depositadas en la negociación con los acreedores, y la actividad del Congreso con la ampliación de la moratoria y ley de quiebras. En el frente judicial, Nicolás Dujovne reaparecerá obligado por la causa peajes.

En el plano internacional, el resultado del manejo de la deuda genera interés en organismos y gobiernos. La pandemia está poniendo a prueba la gobernabilidad en los países y la capacidad de los dirigentes para reaccionar a tiempo frente a sociedades informadas. Por ejemplo, en Chile, Sebastián Piñera no pudo controlar a sus propios aliados y votaron en su contra, permitiendo que se debilite el sistema de fondos de Pensión (AFP). Y en los Estados Unidos, el emprendedor del momento, Elon Musk, afirmó que era tiempo de fijar una renta básica universal. Por otro lado, los millonarios del mundo piden pagar más impuestos. En la Argentina, en cambio, los medios que adhieren al macrismo iluminan un país sumido en un caos.

Entusiasma al Gobierno la posibilidad de fraguar un acuerdo con los bonistas, el cual quite presión a las arcas del Estado en los próximos años. Así poder cubrir los compromisos del plan (conjunto de medidas) oficial. Martín Guzmán enfrentará jornadas decisivas hasta el 4 de agosto, fecha de cierre para que los fondos adhieran, aunque podría haber nueva ingeniería en el ordenamiento de los tiempos.

El influyente Financial Times ha publicado en una semana dos artículos sobre el Presidente. Una entrevista y una columna. ¿Hay algo que no estamos viendo?. Tal vez.

La Casa Blanca eligió al diario Clarín para transmitir un mensaje político al sistema político local: “Yo hablo casi semanalmente con el Gobierno argentino sobre temas de mutuo interés, en particular sobre la negociación de la deuda, de la cual apoyamos una conclusión pronta que sea beneficiosa para la Argentina y sus acreedores. Al cerrar este capítulo, trabajaremos cercanamente con ellos sobre un nuevo programa con el FMI”. Las declaraciones corresponden a Mauricio Claver-Carone, asesor especial del presidente y director principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Un hombre de Donald Trump.

Durante la gestión de Mauricio Macri, a pesar de relación cercana con Trump, la Argentina no tuvo logros. Patricia Bullrich firmó concesiones.

De las reformas calificadas como estructurales surgen dos iniciativas: la judicial y la tributaria. La primera está vinculada a la ampliación de fueros federales para litigar y el armado de un consejo consultivo que prepare una propuesta de modificación del sistema de administración judicial.

En cuanto a la reforma tributaria, el punto crítico apunta al esquema recaudatoria que rige en la actualidad. El sistema es regresivo, y repercute de manera desigual. Los lineamientos marchan hacia gravar patrimonio y riqueza. Ganancias. Y no castigar a un empleado. El IVA que paga una niña o un niño en un barrio de emergencia termina solventando parte del presupuesto de la carrera de estudiante universitario, de mejor posición económica.

Puertas adentro del Gobierno toma fuerza la idea de que el mundo convivirá con el coronavirus un largo tiempo. En todo caso, debe haber mejores controles. Los estudios preliminares no señalan aún una vacuna que pueda prevenir en tiempo cercano los contagios. La carrera por llegar a la cura ya está lanzada. EE.UU, Inglaterra y China, son parte de la puja.

Las coaliciones Frente de Todos y Juntos por el Cambio experimentan tensiones, justamente porque son coaliciones. Pero la unidad prevalece en esta línea. Hacer política con personas no validadas internamente o socialmente resulta poco viable. Si el Presidente tuviera que concertar políticas con la coalición opositora, ¿a quién debería convocar a una reunión?. Maximiliano Ferraro no conduce la Coalición Cívica; Alfredo Cornejo no lidera a la UCR y Patricia Bullrich fue diezmada en el PRO. Fernández busca el diálogo con las figuras que tienen compromisos de representatividad, desde gobernadores hasta intendentes. Y en el oficialismo hay matices pero también comunicaciones que no trascienden. Cuando Elisa Carrió pidió juicio político a Germán Garavano, ministro de Justicia de Macri, fue celebrado porque hacía bien a la “diversidad de pensamiento”.

Los ciudadanos en el mundo adquirieron el poder de acceder en tiempo real a la toma de decisiones de política públicas. En la Argentina la última reforma de la Constitución fue en 1994 y se incorporaron institutos para que “el pueblo” se exprese, pero esas iniciativas no se han usado. Las coaliciones políticas reflejan la necesidad de crear mayorías para alcanzar el poder, pero eso no significa síntesis. Martín Coste, un testimonio clave en la causa de espionaje macrista contrajo covid. A su vez, la fiscal Cecilia Incardona y el juez Pablo Auge también. La situación médica de los protagonistas puso en stand by a la causa que preocupa al Gobierno. Una fuente con acceso al expediente se sorprendió: “Esto es como un tren a toda velocidad: por más que lo quieran detener no podrán hacerlo. Las pruebas están… incluso el abogado de Macri, Pablo Lanusse, admitió la inteligencia”. La oficina de escuchas está siendo monitoreada desde esta semana por la Comisión de Inteligencia del Congreso y madura un proyecto para que vuelva al Ministerio Público.

AMBITO FINANCIERO

https://www.facebook.com/profile.php?id=100022339625973

Related Posts