Algunos comerciantes nos han manifestado que a las seis menos diez dee la tarde, antes del fin de la jornada laboral dispuesta para ellos, el amedrentador patrullero casi que nunca falta en la puerta de sus comercios, mientras que en otros casos, con clara competencia desleal hacia ellos, la hora de la caída de sus persianas, queda librada a su voluntad

Lo llamamos al Comisario Juan Cruz Acevedo desde la FM LASER, y sin titubear un segundo, se lo planteamos y reprochamos, ante los oyentes de la 90.1.

AUDIO

Related Posts