También esto te lo contamos doce horas antes de haberse conocido a nivel nacional a través del mensaje presidencial de ayee a la noche.

PUBLICACIÓN DIARIO CLARIN

La cuarentena sigue dos semanas más, pero se flexibilizará en zonas del interior

El presidente dijo que el esfuerzo tiene sentido, aunque eludió responder sobre la cantidad de testeos. Acordarán liberar restricciones con los gobernadores.

El presidente Alberto Fernández anunció que la cuarentena obligatoria para contener el avance del coronavirus, que se inició el 20 de marzo, se prolongará en principio hasta el 26 de abril. “Vamos a extender la cuarentena hasta el 26 inclusive. Entiendan que la salida de la cuarentena depende mucho de lo que cada argentino haga. La forma más rápida de terminarla es cumplirla”, sentenció el mandatario al final de una larga exposición en la residencia de Olivos.

El jefe de Estado advirtió que el aislamiento social preventivo y obligatorio, que se extenderá por decreto en las próximas horas, será igual al que rige actualmente. Sin embargo, detalló que los gobernadores propondrán exceptuar de la cuarentena a pueblos rurales aislados. La decisión final quedará a cargo del Presidente. Además, los mandatarios provinciales a partir de este sábado mantendrán contactos con el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para estudiar el posible relajamiento de la cuarentena para determinadas actividades que no están contempladas en las excepciones.Newsletters Clarín Lo que tenés que saber hoy

El Presidente añadió que en los próximos días se avanzará en algún tipo de régimen que contemple que los argentinos puedan salir “por turnos” breves y cerca de sus casas a hacer ejercicio. También que personas con trastornos de espectro autista, entre otras, tendrán permiso para salir y dispersarse. Además destacó que talleres mecánicos y gomerías, entre otros rubros, volverán a la actividad con el fin de reparar principalmente ambulancias y patrulleros afectados al operativo sanitario. Los bancos seguirán funcionando con turnos.

«Vamos a seguir exactamente igual en las grandes ciudades y en los grandes centros urbanos», anticipó Fernández, que citó a la Ciudad, la Provincia, a Mendoza y Tucumán entre otros distritos que deberán seguir con una cuarentena estricta.

Fernández justificó la necesidad de persistir con la cuarentena al enseñar gráficos que comparaban la cantidad de casos y muertes en países de la región como Chile, Brasil y Ecuador; en Europa y con Estados Unidos; con los de la Argentina. “Es un logro nuestro, es un logro de cada argentino, de toda la sociedad. Tanto esfuerzo (una palabra que reiteró en varios pasajes de su discurso) no es en vano. Tiene mucho sentido”, dijo.

El jefe de Estado enseñó cómo se redujo el crecimiento exponencial del contagio en el país gracias al aislamiento. “Según las proyecciones iniciales que teníamos cuando iniciamos el 4 de marzo, tendríamos que haber tenido 45 mil casos. Estaríamos utilizando el 83 por ciento de las camas y hoy estamos lejísimos de ese número”, agregó para mostrar los resultados. De todas maneras, eludió responder sobre la cantidad de testeos que se están realizando.

En el Gobierno entienden que la mayor parte de la ciudadanía, más allá de las urgencias económicas, cree que el Presidente está obrando en la dirección correcta. “Celebro ver el alto grado de adhesión que tiene la continuidad de la cuarentena. Les pido que no nos relajemos”, explicitó.

Flanqueado por De Pedro, Cafiero y el ministro de Salud, Ginés González García, el mandatario contestó numerosas preguntas de los periodistas durante otros 30 minutos. Anticipó que el Gobierno estudia beneficios para monotributistas y autónomos de las categorías intermedia Cy D, un guiño a la clase media.

Al comparar las curvas de los distintos países, el mandatario no mencionó la cantidad de testeos, un detalle que en la previa provocó polémica con algunos dirigentes de la oposición. Cuando lo consultaron si él planeaba multiplicar la cantidad de chequeos, el mandatario se refirió a la escasez de insumos críticos en el mundo. Hasta ahora, la Argentina lleva realizados 16.379 chequeos (362 cada millón de habitantes) y detectó 1.975 infectados y 82 muertos; muchos menos que Chile que hasta el momento realizó 72.797 testeos (3.808 cada millón de habitantes). El Presidente se solidarizó con los familiares de los fallecidos y agradeció a las intendentes de todas las fuerzas políticas.

El mandatario también se refirió al DNU que firmó días atrás para modificar la ley de abastecimiento y permitir que los jefes comunales y los gobernadores puedan realizar controles de precios. “Tenemos que detectar dónde se inflan los precios. No hay ningún argumento real para que suban los precios”, insistió en la conferencia.

Fernández también se refirió por primera vez en público a la estrategia adoptada en los barrios más precarios del Gran Buenos Aires: “Como allí es muy difícil controlar la cuarentena individual, nos propusimos cuarentena comunitaria, garantizando que nadie salga ni entre al barrio».

En la primera fila de la sala de conferencias de Olivos lo escuchaban algunos de sus dirigentes de mayor confianza, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi; el secretario general de Presidencia, Julio Vitobello y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La decisión del mandatario ya estaba tomada. El Presidente había dado un indicio por la mañana, cuando participó de una videoconferencia con el Grupo de Puebla. “Entre la economía y la salud de la gente, yo elegí la salud. Una economía que se cae el 11% se puede volver a levantar. Un hombre o una mujer que muere, no”, reiteró el Presidente ante la agrupación de dirigentes y ex mandatarios progresistas de Iberoamérica.

Del miedo al virus al miedo económico

La mecánica fue casi la misma que el jueves 19 de marzo, cuando Alberto Fernández anunció el inicio de la cuarentena obligatoria y que la de diez días después, cuando extendió el aislamiento preventivo.

Al igual que en esas dos oportunidades, el mandatario se reunió con un comité de expertos, aunque esta vez fue más reducido. La embajadora especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre coronavirus para Latinoamérica y el Caribe, Mirta Roses; la presidenta de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero, Susana Lloveras; y los infectólogos Pedro Cahn y Gustavo Lopardo concordaron en la necesidad de extremar la cuarentena durante el encuentro del que también participó el ministro de Salud, Ginés González García.

El jefe de la Cartera de Salud había anticipado la medida días atrás, durante la visita al Instituto Malbrán donde acompañó al jefe de Estado. “Si la cuarentena funciona debería extenderse, si no; también”, expresó.

Esta vez no hubo videoconferencia o reunión con los gobernadores. Fernández ya había consensuado con ellos la idea de prolongar la cuarentena 48 horas antes.

Los mandatarios provinciales le pidieron flexibilizar algunas actividades vitales para sus economías. Gustavo Sáenz, de Salta, pidió por la cosecha de tabaco; Rodolfo Suarez, de Mendoza, por la vitivinícola; Río Negro por la recolección de frutas; el cordobés Juan Schiaretti, por la industria metalmecánica; y el fueguino Gustavo Melella por los electrodomésticos. Algunos distritos que no registran casos de circulación viral también le hicieron llegar al ministro del Interior sus expectativas de poder volver a la normalidad.

No hubo necesidad de más contactos con los sindicatos y con los empresarios. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, los había recibido en las últimas horas. Los dirigentes de la Industria y de la Cámara de Comercio se habían ilusionado días atrás con una flexibilización -una palabra que Fernández dijo “odiar”- mayor.

clarin

Related Posts