En la primera revisación médica no había mostrado síntomas compatibles con el Covid-19. Tenía 70 años.

Un hombre que había llegado desde Miami y estaba cumpliendo con la cuarentena obligatoria por el coronavirus en un hotel de Recoleta se descompensó, fue llevado al hospital Fernández y murió el jueves por causas que se están investigando.

El hombre, de 70 años, había llegado el martes 24 en el vuelo 1305 desde Miami junto a su esposa, quien no tiene síntomas. Diecisiete pasajeros de ese servicio fueron llevados al Hotel Deco Recoleta para cumplir con el protocolo de aislamiento. «Si presentan síntomas son derivados al hospital”, aseguró Ignacio Previgliano, director del hospital Fernández.Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina

En la primera revisación médica se detectó que no presentaba síntomas de coronavirus, que estaba en buen estado de salud y que tenía antecedentes de gota, una forma común y dolorosa de artritis que afecta las articulaciones y tejidos por un nivel elevado de ácido úrico en sangre.

El miércoles volvió a ser revisado y no tenía temperatura.

El jueves fue revisado tres veces: en las dos primeras, a las 8.30 y a las 14, no presentó síntomas. A las 17 pidieron asistencia desde la habitación por pérdida temporal de espacio y tiempo y aparición de fiebre.

La médica que lo atendió recomendó estudios por “síndrome confusional”, se llamó al SAME y fue llevado al hospital Fernández. Allí falleció, a las 22.13. Se esperan los resultados de los análisis para determinar las causas de su muerte.

Ignacio Previgliano, director del hospital Fernández dio detalles a la prensa y aclaró, tal como hizo la médica que atendió al paciente, que «no presentaba síntomas» y que «en esta instancia del protocolo, si el paciente no tiene síntomas no es necesario el hisopado”.

Además, detalló: “Es un paciente de 70 años tenía gota como único antecedente, no otras enfermedades que agravan la presencia de una infección”.

Por otro lado, acerca de la preparación del hospital Fernández frente a la pandemia, Previgliano informó: “El Ministerio nos está proveyendo de 30 respiradores artificiales, por lo que se va a expandir la terapia intensiva de 22 camas a 52. Hay 70 camas adicionales que van a ser utilizadas para pacientes enfermos o sospechosos de enfermedad que requiera internación”.

CLARIN

Related Posts