Una profesional de la salud de 34 años, que tenía Covid-19,se desempeñaba en un hospital de la región de Lombardía y por temor a infectar a sus pacientes y el estrés con el que vivía se quitó la vida. Otra trabajadora, de 49, que trataba con los pacientes más complicados por la enfermedad, también tomó la drástica decisión.

Dos enfermeras decidieron quitarse la vida en medio de la pandemia del Coronavirus que azota a gran parte del mundo y especialmente a Italia

Daniela Trezzi era enfermera, tenía 34 años y  trabajaba en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital San Gerardo en la ciudad italiana de Monza, Lombardía, hasta que se enfermó del virus Covid-19.

Daniela Trezzi, enferma de Coronavirus, entró en pánico y se suicidó.

El director general del nosocomio, confirmó la trágica decisión de Trezzi y aclaró que: «Daniela se encontraba en casa enferma desde el 10 de marzo sin ningún tipo de vigilancia».

Al no recibir noticias de ella por varios días, decidieron ir a verla, con los cuidados correspondientes y con la policía, para ver en que situación estaba y la encontraron ahorcada.

Según sus amigos, ella estaba con mucho temor de vivir, no por el dolor, sino por la posibilidad de haber contagiado o contagiar a alguien, sean sus pacientes o su gente cercana.

El otro caso es el de Silvia Luchetta, 49 años, del centro médico de Jesolo, en el Veneto, cuya tarea era tratar con enfermos terminales de esta pandemia.

La mujer era muy querida en su trabajo y tal es así, que las autoridades decidieron no contarle la decisión que tomó de terminar con su vida.

Luchetta no soportó el stress de sostenerle la mano a aquellos que iban a morir por la cantidad de pacientes que tenían y se arrojó al mar.

Related Posts