Eran cuatro, los cuatro de afuera, e hicieron, con algunos vecinos de nuestra ciudad, LITERALMENTE desastres.

A un par de ellos los amenazaron y hasta intentaron golpear, andaban con mochilas, en ellas, frascos de espuma para carnaval, NO tenían autorización para venderlos en la plaza, sin embargo lo hicieron y a mitad de precio de los habilitados para si hacerlo.

Cuando los denunciaron se pusieron como locos, y una de las vecinas de nuestra ciudad que los sufrió, se llama María Jose Guzoni.

Otro vecino, de apellido Palacios, pasó por exactamente lo mismo.

Como dueños de la plaza se manejaron durante toda la noche, hasta que fueron denunciados a la policía, recién ahí, lograron calmarse un poco.

Algo de lo malo que arrojó como saldo nuestra fiesta mayor, la falta de control de parte de las autoridades locales, claramente explica todo lo sucedido aquella noche festivalera desarrollada en nuestra comuna.

Related Posts