Se iniciaron gestiones con Cristina y Kicillof para acelerar la salida del ministro de Seguridad.

Alberto Fernández dio por terminada la relación con Sergio Berni y quiere que renuncie al Ministerio de Seguridad de la provincia, confirmaron a LPO fuentes al tanto de la tensión que cruza a la Casa Rosada con el funcionario de Axel Kicillof.

Luego de que Berni pidiera por carta que la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, retirara las fuerzas federales de la provincia, Alberto consideró que el ex militar «es un provocador» y que su permanencia en la primera línea del dispositivo de poder del peronismo es insostenible.

El presidente primero respaldó públicamente a su ministra, como ya había sucedido en el último mes. En el peronismo bonaerense mencionan el presidente le pidió al ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, que hable con Axel Kicillof y Cristina Kirchner para que cambien a Berni, aunque en la Rosada lo desmienten. El gobernador recibió al ministro esta tarde, en medio de las versiones.

Juan Pablo Biondi, el vocero presidencial, dijo a LPO que Alberto no mandó a pedir la renuncia de nadie y desmintió que haya una intención del presidente de que Berni dé un paso al costado.

Juan Pablo Biondi, el vocero presidencial, dijo a LPO que Alberto no mandó a pedir la renuncia de nadie y desmintió que haya una intención del presidente de que Berni dé un paso al costado. 

Como explicó LPO, Kicillof no tiene una buena relación con su ministro, que responde directamente a la vicepresidenta. Berni suele repetir que Kicillof no lo conduce y que su jefa es Cristina, además de decir que Alberto «es un improvisado», como lo escucharon decir alarmados un grupo de intendentes de la provincia, en una reunión que tuvo días atrás.

Pese a esto, el gobernador no se quiere pelear con la ex presidenta y por eso aún no lo corrió de su lugar. La relación del ministro con La Cámpora tampoco sería de las más aceitadas, según agregaron a LPO las fuentes consultadas. Supuestamente no cayó bien la designación del ex dueño de La Tecla, Mario Baudry, como jefe de gabinete de Seguridad. Esto fue negado por fuentes de la organización.

La situación es de tal tensión que este lunes se vio a Berni ingresando a la gobernación para una reunión urgente con Kicillof. Trascendió que el gobernador le habría pedido que afloje su confrontación pública con la ministra de Seguridad de la Nación.

La relación con Berni es la más compleja que ha tenido que llevar adelante Alberto incluso desde antes del 10 de diciembre. La tensión responde al malestar de Berni por haber sido vetado en el gabinete nacional. Como explicó LPO, el enojo lo arrastra desde noviembre, cuando Berni todavía se ilusionaba con ser el ministro de Seguridad nacional pero fue vetado por Alberto con el argumento oficial de que quería más mujeres en el gabinete. En ese entonces, surgió el nombre de Frederic.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

Berni no desistió y pidió la secretaría de Seguridad. Pero no se la dieron y además le dieron lugar a Cecilia Rodríguez, la ex ministra a de Cristina que es desde hace años una de las principales rivales de Berni en la interna del área.

Como quedó excluido del gabinete nacional, Cristina intercedió para que Kicillof le diera el ministerio bonaerense, una propuesta que Berni rechazó dos veces, hasta que la propia ex Presidenta le pidió que reconsidere su negativa y en ese momento aceptó sumarse.

Las diferencias entre Berni y la Rosada incluso dieron espacio para que la oposición intentara sacar tajada. La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri, advirtió este lunes que las diferencias entre la Nación y la provincia en cuanto a seguridad pueden «facilitar el accionar de la delincuencia» y advirtió que existe una «grieta profunda» en el seno del oficialismo.

Por este motivo, Cristina le tuvo que pedir a Berni que no critique ni a Alberto ni a Kicillof. Por eso el ministro ahora enfoca sus cuestionamientos en Frederic.

En el peronismo bonaerense creen que Alberto no aflojará su presión sobre Berni y evalúan que su salida le serviría al presidente para reforzar su autoridad política.

LPO