Según la investigación la banda narco buscaba amedrentar a las autoridades del centro de juegos de azar para ofrecerles protección a cambio de plata. Un apostador murió por la balacera, que se produjo el sábado pasado.

El Casino de Rosario fue atacado a tiros el fin de semana pasado.

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Saín, anunció que iniciará una investigación en Asuntos Internos de la Policía provincial para determinar si el ex jefe de la fuerza, Marcelo Villanúa, tiene algún vínculo con el lugarteniente de «Los Monos» imputado por el ataque a tiros al casino de Rosario que derivó en un homicidio.

«Me acabo de enterar por los medios de ese tipo de vínculos», dijo Saín sobre la relación de parentesco entre la pareja de Maximiliano «Cachete» Díaz (31) -acusado como partícipe del homicidio en el casino-, Flavia Broin, y la esposa de Villanúa.
Según la investigación, dos personas en moto dispararon varias veces contra el edificio del casino y balearon a Encino, quien había salido un balcón para fumadores.

La víctima, gerente de la sucursal Las Parejas del Banco de la Nación Argentina, murió la madrugada del domingo a raíz de las heridas de bala.

«Las escuchas nos revelan cómo Díaz y dos personas, desde la cárcel, acuerdan realizar el ataque al casino, hablan de utilizar autos, luego motos, de encargarle el trabajo a ciertas personas», explicó el fiscal.

En la audiencia se ventiló una comunicación mantenida el 7 de enero entre «Cachete» y Cantero.


«Boludo, ¿Todo bien ahí? Ya tipo 8 voy un ratito ahí al City a ver qué onda», dice Díaz, a lo que «Guille» responde: «Sí sí, fijate bien, hacemos bien a ver si nos dan algo bien piola.»

«Cachete» cierra la comunicación diciéndole al líder de «Los Monos»: «Sí sí boludo. Ahí ya le dije a los guachos lo que tienen que hacer, así que vamos a ver cómo sale.»

Según la investigación, Díaz forma parte de la banda «Los Monos» y ejecuta presuntos ilícitos que Cantero ordena desde la cárcel federal de Marcos Paz.

Las conversaciones de Díaz son escuchadas por la Justicia desde fines del año pasado, cuando el secretario general del Sindicato de Peones de Taxi, Horacio Yanotti, denunció que un tal «Cachete» le pidió personalmente, y en nombre de Cantero, que tenía que pagar una cuota mensual para recibir «protección», a lo que se negó.

Luego de eso hubo nueve ataques a tiros a domicilios de miembros del sindicato que son investigados por la Justicia.

El 6 de enero último, Díaz dialoga con otro miembro de la banda, Carlos Damián Escobar, alias «Toro», sobre el ataque al casino.

«El temita del ca… Lo hacen ustedes o querés que lo hagamos», dice «Toro» en las escuchas.


«¿El temita de qué?», pregunta Díaz, a lo que su interlocutor repite: «Lo del casino.»

Díaz pregunta luego si quiere «que lo haga con el pibe este que está conmigo, porque yo le había dicho a el justo», a lo que «Toro» repone: «El pibe mío iba a ir él y si querés se hace con el pibe tuyo.»

Por su parte, el juez Rafael Coria aceptó la acusación fiscal y dictó la prisión preventiva para Díaz por 90 días.

En tanto, Télam accedió a una resolución del 19 de junio pasado del camarista federal Mario Gambacorta, juez de ejecución de la condena a Cantero por narcotráfico, en la que le ordenó a las autoridades de Marcos Paz «morigerar las condiciones de detención» del detenido.

Según la resolución, el camarista dispuso «morigerar la toma de registros fílmicos» mientras Cantero asiste a clases escolares, «durante los aseos, concurrencia a sanitarios, en la propia celda, ni en ningún otro momento que pueda afectar su derecho a la intimidad».

También ordenó que se le amplíe «el cursado escolar a por lo menos tres clases semanales» y «se le brinde la posibilidad de trabajar y mantener actividades recreativas más extensas que las dos horas diarios que actualmente posee» para ir al gimnasio o el patio exterior.


El 7 de enero último, el mismo juez autorizó a la pareja de Cantero, Vanesa Barrios, a realizar dos visitas sanitarias los días 14 y 28.

La mujer también está condenada en una causa por narcotráfico en la que según la sentencia, ejecutaba el comercio de estupefacientes ordenado por Cantero desde la cárcel.

Mientras que el año pasado el jefe de «Los Monos» también fue condenado por organizar desde el penal un secuestro extorsivo, por el que recibió una pena de 10 años, y hace un mes fue sentenciado a 7 años en otra causa por comercio de drogas desde la cárcel.

DIARIO 26