Se cree que la vaca esperaba gemelos y, a causa de una malformación genética, se fusionaron. Al no separarse correctamente, en lugar de convertirse en dos hermanos separados, terminan compartiendo el mismo cuerpo.

Una insólita situación se vivió en un campo de la localidad santafesina de Intiyaco, en el norte de la provincia de Santa Fe, donde nació un ternero con seis patas.

Según publicó el portal FM Vida de Fortín OlmosGermán Gamarra describió sobre el pequeño animal: «Tiene arriba de la paleta dos patas con una colita, ya lleva 20 días desde que nació y se encuentra en perfecto estado, su mamá es una vaquillita criolla y esta es su primera parición».

El ternero se encuentra en un establecimiento rural ubicado en el kilómetro 124, en inmediaciones de la laguna «La Loca», en el distrito de la Comuna de Intiyaco, que arrenda el productor Fabricio Dean.

CRONICA