Alrededor de 2300 bomberos en el estado de Nueva Gales del Sur aprovechaban las condiciones relativamente benignas que traen las lluvias para consolidar las líneas de contención alrededor de los más de 110 incendios activos. Fuente: AFPComentar(0)Me gustaCompartir8 de enero de 2020  • 08:24

SIDNEY.- Mientras l as tormentas eléctricas y las lluvias trajeron hoy un poco de alivio a los bomberos que luchaban contra los letales incendios en la costa este de Australia, afectada por una severa sequía, pero también generaron preocupación porque los rayos pueden provocar más fuegos, las autoridades australianas pidieron a la población que se refugie antes de un nuevo pico de calor previsto el viernes que podría intensificar aún mas la ola de incendios que ha arrasado grandes partes del país.

En el estado de Victoria, en el sur, las autoridades pidieron a la población evacuar la zona antes del viernes. «Váyanse y váyanse pronto», dijo la responsable de la policía del estado, Lisa Neville.

«Todo lo que hemos hecho (…) ha sido para salvar vidas y hoy pido a la gente que continúe tomando en cuenta los mensajes que estamos dando», añadió Neville.

La ola de incendios se ha visto alentada por la sequía, consecuencia del cambio climático que, según los científicos, intensifica la temporada de incendios en Australia.

Una muerte más

Por otra parte, las autoridades confirmaron hoy la muerte de un bombero, el cuarto, lo que lleva el total de muertos por los incendios a 26.

Desde que empezó la ola de incendios, en septiembre, más de 2000 viviendas fueron destruidas y se quemaron unos ocho millones de hectáreas, una superficie equivalente a la de un país como Irlanda.

El humo provocado por los incendios se vio incluso desde Brasil y Argentina, a más de 12.000 kilómetros de distancia, indicaron responsables meteorológicos de los países sudamericanos.

Las tormentas eléctricas, entre el alivio y la preocupación

Alrededor de 2300 bomberos en el estado de Nueva Gales del Sur aprovechaban las condiciones relativamente benignas para consolidar las líneas de contención alrededor de los más de 110 incendios activos y patrullaban buscando posibles impactos de rayos, dijo el comisionado del Servicio Rural de Bomberos, Shane Fitzsimmons.

» Desafortunadamente, los rayos no siempre se notan al día siguiente», señaló Fitzsimmons a la Australian Broadcasting Corp, y agregó: «Pueden arder sin cesar en árboles y en las raíces por un par de días, y aparecer en condiciones más secas y cálidas, por lo que somos muy conscientes de eso a medida que nos acercamos al viernes».

El impacto del fuego

Los trabajos de contención seguían adelante, mientras el número de fallecidos desde septiembre, cuando comenzaron los incendios, subió en una persona hasta 26. Matt Kavanagh, un bombero del estado de Victoria de 43 años, murió en un accidente de tráfico el pasado viernes, según las autoridades.

Críticas al primer ministro, Morrison

La crisis de incendios que afecta al sureste de Australia ha destruido 2000 viviendas, envolvió las grandes ciudades en humo y centró la atención de los australianos en la adaptación de su nación al cambio climático. El primer ministro, Scott Morrison, enfrentó duras críticas tanto dentro como fuera del país por minimizar la necesidad de que su gobierno aborde el cambio climático, que de acuerdo con expertos ayuda a intensificar los fuegos.

Varios sindicatos de bomberos pidieron hoy al gobierno federal que ordene una comisión real -la investigación de más alto nivel del país- sobre los incendios. El grupo ambientalista Greenpeace Australia señaló que cualquier pesquisa debe analizar el papel que juega el cambio climático.

Australia es el mayor exportador de carbón y gas natural licuado del mundo, pero Morrison rechazó el mes pasado los pedidos para limitar la lucrativa industria.

El rol de las celebrities

Celebridades como el cantante Elton John y el actor Chris Hemsworth realizaron importantes donaciones para ayudar en la lucha contra el fuego. Hemsworth, que es australiano y vive en Byron Bay, una de las zonas afectadas por la sequía en Nueva Gales del Sur, dijo en Twitter que donó un millón de dólares y pidió ayuda a sus seguidores. «Cada centavo cuenta»‘, señaló.

Related Posts