Hay una tendencia a culpar a los videojuegos de todos los males. A pesar de la sabiduría convencional sobre el supuesto vínculo entre la violencia y los videojuegos, muchos estudios académicos indican que jugar videojuegos tiene muchos beneficios psicológicos e incluso físicos. Los videojuegos no son malos para usted. En realidad, mejoran su vida.

La fobia a volar en avión, el estrés postraumático, anorexia, depresión, convalecencias y otros males pueden aliviarse o curarse gracias a los videojuegos. Ante todos estos problemas, los videojuegos, con la novedosa experiencia de la realidad virtual o con juegos de casino en línea pueden proporcionar soluciones al exceso de estrés o ansiedad con resultados sorprendentes. Considerado en su conjunto, parece que, de hecho, los videojuegos pueden hacernos mejores seres humanos.

Según un estudio realizado el año pasado por la Universidad de Iowa, pasar el tiempo con juegos de estimulación durante dos horas a la semana sería suficiente para disminuir el grado de deterioro mental asociado con el envejecimiento natural.

Un estudio de 681 personas mayores de 50 años descubrió que jugar 10 horas de videojuegos podría retrasar el declive natural de diferentes habilidades cognitivas en hasta siete años.

Durante cinco u ocho semanas, un grupo de adultos mayores practicó crucigramas computarizados mientras que otros tres grupos jugaron un juego de computadora llamado «Road Tour». Este juego consistía en encontrar fotos de vehículos mientras recordaba dónde se colocaba una señal en particular, con más y más trampas a medida que el jugador progresaba. El ejercicio reflejó el grado de la dificultad de los conductores mayores que manejan una gran cantidad de información en una encrucijada y los resultados de este estudio fueron sorprendentemente positivos.

Como explica Jason Allaire, profesor en el Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Raleigh «Ya sea un juego específico o un juego como World of Warcraft, son complejos en términos de cognición y requieren energía mental y habilidades para jugar»,  y agrega, «Cada vez que se hace algo que requiere energía mental, se ejercitan las  habilidades,  exactamente como cuando se ejercita los músculos, y nos volvemos más fuerte».

Un estudio de la Universidad de Padua ha desmitificado la idea de que los videojuegos son malos para el cerebro de los niños pequeños. En ese estudio, investigadores italianos  demostraron que jugar videojuegos de acción puede mejorar las habilidades de lectura de los niños con dislexia.

El equipo se dividió en dos grupos de niños de 7 a 13 años, uno para jugar un juego de acción llamado «Rayman Raving Rabids» mientras que el otro jugaba a un ritmo más lento. Cuando las habilidades de lectura de los niños se probaron más tarde, aquellos que tenían el juego de acción podían leer más rápido y con mayor precisión. Los autores del estudio plantearon la hipótesis de que los juegos de acción ayudaron a los niños a ampliar el alcance de su atención, un activo crucial para la lectura.

En noviembre del 2012, científicos de la Universidad de Texas en Galveston realizaron un experimento: estudiantes de secundaria y estudiantes de videojuegos (un grupo de trabajo multidisciplinar que tiene como objetivo dinamizar el sector de los videojuegos) que compiten contra pasantes médicos para descubrir quién podría hacer la mejor cirugía virtual. Los jugadores completaron una serie de ejercicios en un simulador quirúrgico que midió sus habilidades en 32 categorías diferentes, tales como coordinación ojo/mano, manipulación de teclas y sincronización.

A los estudiantes de secundaria, que jugaron videojuegos durante dos horas al día, les fue mejor que a los estudiantes de video juegos (que jugaron cuatro horas al día) y también les fue mejor que a los internos médicos (que solo jugaban videojuegos esporádicamente). 

Sami Kilic, profesor de la Universidad de Texas que ayudó a desarrollar el experimento, insistió en que los estudiantes que deseen seguir una carrera médica deben continuar concentrándose en sus estudios, no en la cirugía virtual. Sin embargo, según en un estudio diferente, los cirujanos que jugaron videojuegos durante al menos tres horas a la semana tuvieron un 37% menos de errores cuando realizaron laparoscopias.

Según un informe de la American Pain Society, los videojuegos pueden aliviar el dolor. Los investigadores demostraron que los videojuegos, especialmente aquellos con énfasis en la realidad virtual, eran efectivos para reducir la incertidumbre o la ansiedad. El dolor causado por procedimientos médicos o enfermedades crónicas. El estudio encontró que cuando las personas que reciben quimioterapia u otros tratamientos intensos se sumergieron en un mundo virtual de videojuegos, mostraron mucho menos estrés y miedo. Además, aquellos que fueron tratados por quemaduras experimentaron una disminución en su desánimo del 30 al 50%.

Refiriéndose a la tecnología de captura de movimiento de Xbox Kinect o Wii, Charles Friedman, médico del  Centro de Alivio del Dolor del Pinellas Park en Florida, explica que los videojuegos permiten que el cerebro se mantenga activo mediante el uso de otros sentidos y no enfocado en el dolor. Jugar videojuegos también puede liberar endorfinas en el cerebro, un componente químico generalmente asociado con la felicidad que es capaz de calmar la sensación de incomodidad.

Recientemente, los innovadores mundiales de la salud han comenzado a considerar, a usar y a explotar el enorme potencial del uso de juegos y los videojuegos para combatir muchos males como el estrés, la ansiedad, el dolor, el estrés postraumático y también existen juegos o videojuegos enfocados a ayudar con la rehabilitación después de accidentes. Los videojuegos simplemente, además de ser una fuente de entretenimiento ilimitado, también ayudan a mejorar la salud integral de manera positiva tanto en niños, jóvenes y adultos.