En pocos días, el Lobo sumó miles de socios, renegoció contratos con los sponsors y planea el arribo de nuevos patrocinios.

Después de la fiesta soñada, de la alianza de amor futbolero que quedó sellada el domingo entre Diego Armando Maradona y los hinchas de Gimnasia, este lunes el Diez se ausentó -con previo aviso, para terminar de conformar su cuerpo técnico- de la primera práctica semanal de cara al partido ante Racing. El trabajo en el predio del Lobo, en Estancia Chica y a puertas cerradas, estuvo conducido por Sebastián Méndez (su colaborador principal) y Adrián González (ayudante de campo). El preparador físico es Hernán Castex y posiblemente en estos días se sume Daniel López Maradona, sobrino del ex entrenador de la Selección y quien lo acompañó en su paso por Dorados, en México. Lo cierto es que, más allá de que no haya dirigido el entrenamiento, en La Plata están comprobando en propia piel eso de que, aunque no se lo vea, Dios siempre está.

Y quienes especialmente dan fe de ese principio por estos días son los trabajadores del departamento de marketing de la institución platense. Es que toda esa vorágine de corazones contentos, charlas cotidianas monopolizadas por su regreso al fútbol argentino y redes sociales estalladas de trending topics maradonianos, todo eso, tiene una contrapartida concreta: las cifras, que cuando se habla de Diego, suben y suben. El ejemplo es contundente: antes de la llegada de Maradona, Gimnasia tenía 30 mil socios y, del jueves al domingo, sumó tres mil (entre los nuevos y los recuperados, que son quienes se pusieron al día con su cuota). ¿Conclusión? En tres días, de la mano de Dios, el Lobo aumentó un 10% su masa societaria.

Para atender esa demanda, en Gimnasia tuvieron que triplicar la estructura de atención: si normalmente estaba preparada para recibir a 200 nuevos socios diarios, en estos cuatro días debió gestionar alrededor de 600 trámites cada jornada (con días donde hubo picos de 800 pedidos). De hecho, a los 3.000 que acaban de ser bienvenidos habría que sumarles al menos 600 más que -aún sin datos oficiales- el club calcula que se asociaron este lunes, y otros tantos por día hasta el juego contra el actual campeón.

En el campo de los auspicios, reflejado en las casacas, también se vive la revolución maradoniana: aunque Gimnasia aún no ha resuelto la incorporación de ningún sponsor nuevo, sí ha actualizado los acuerdos con sus marcas vigentes. «Los patrocinadores actuales entendieron todo lo positivo que le fue sucediendo al club desde el jueves y estuvieron dispuestos a modificar las condiciones actuales de nuestra relación y renegociar: decidieron otorgarle un plus de dinero a la institución, más allá de los acuerdos firmados por otros montos», le contó a Página/12 Norberto Gobbi, gerente de marketing del Lobo.


«La llegada de Maradona es un desafío para el club y nos abre posibilidades. Hemos iniciado algunas charlas con posibles patrocinadores y tenemos agendadas reuniones para esta semana, una de ellas con una marca del rubro tecnológico. Todavía no hay nuevos sponsors porque en los patrocinios se ponen en juego los derechos del club y, justamente por eso, no pueden cerrarse de un día para el otro», continuó Gobbi.

«El fútbol ha evolucionado mucho», explica el licenciado en marketing -además hincha de Gimnasia- y es inevitable no repasar lo que ha cambiado el contexto donde vive la pelota a gajos desde la última vez que Maradona habitó el fútbol local, hace 24 años. La tecnología y las redes sociales, sólo por mencionar una arista de estos cambios globales, multiplican comunicaciones, publicidades y negocios de modos exponenciales. En ese sentido, también los patrocinios han mutado. «Hoy hay muchos tipos distintos de patrocinio, categorías diferentes , y algunas de ellas no están explotadas del todo aún, pero esperamos poder explotarlas ahora. Gimnasia tiene hoy entre sus sponsors a marcas de cerveza y seguros, entre otras, pero no tenemos del rubro tecnológico y automotriz, que son muy valorados, y nos gustaría desarrollarlos», se ilusiona Gobbi.

El gerente de marketing del club del Bosque trabaja para el equipo de sus amores hace cinco años -cuando inició su labor ad honorem- y desde hace dos el marketing fue profesionalizado como departamento autónomo en la institución. Gobbi, que sigue estudiando y formándose en su profesión, quizás se plantee escribir alguna tesina sobre esta experiencia. En Gimnasia y Esgrima La Plata todo cambió: «Parece fácil nuestro trabajo ahora, con la llegada de Maradona, pero la presión es muy grande. Tuvimos sólo 48 horas para preparar el evento de su presentación y, en los últimos tres días, en nuestro departamento, trabajamos 20 horas diarias. Son pocos los futbolistas tan icónicos que existen. Maradona es muy importante para todo el fútbol, pero especialmente para nosotros, los argentinos. Y para el club significa mucho porque el ADN de nuestra hinchada es bastante pasional. Si digo que lo soñaba, mentiría: esto fue pura sorpresa, pero enorme y grata«

PAGINA 12

.