El femicidio ocurrió en San Miguel de Tucumán. Pese a asegurar que se trató de un accidente, el joven sigue prófugo y sube indignantes comentarios en Facebook desde la clandestinidad.

Nicolás Suárez tiene 17 años y está prófugo luego de matar de un tiro en la cara a su novia Dana Alascio, de 16. El viernes por la noche la menor fue llevada en grave estado al Caps San Martín con un disparo en el rostro y murió a los pocos minutos. Según testigos, los jóvenes -que vivían juntos- habían estado discutiendo, y las peleas y agresiones entre ambos eran bastante habituales.

Sin embargo, Suárez dice que el disparo fue accidental aunque eso no condice con su condición de prófugo: pese a decir que se entregaría, aún continúa al margen de la ley. Pero eso no lo limita a la hora de realizar publicaciones en Facebook donde se lamenta por la périda de Dana y desea «bajá un ratito mi amor para abrazarte».

La fiscal Especializada en Homicidios Adriana Giannoni lleva adelante la causa. A pedido suyo, la Policía realizó al menos tres allanamientos para intentar dar con el adolescente prófugo, aunque sin éxito hasta ahora. No solo pretenden encontrarlo a él sino que también buscan el arma homicida y el celular de la víctima, que se los habría llevado el joven la noche del crimen.

Nicolas y Dana llevaban un año y medio de novios. En diciembre ella perdió un embarazo y, según se observa en sus intercambios en las redes sociales, eso los fortaleció como pareja e incluso insistían con la idea de ser padres. Sin embargo, la noche del viernes 23 en circunstancias aun dudosas, la joven perdió la vida y su pareja huyó siendo intensamente buscada en todo Tucumán.

CRONICA