Edenor y Edesur dejan la jurisdicción nacional para pasar a depender de la regulación de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. La Legislatura porteña ratificó este jueves los convenios suscriptos por el Ejecutivo local y el Estado Nacional que transfieren el servicio de distribución de energía y crean un ente bipartito entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires para el control de la actividad. La iniciativa contó con el voto afirmativo del bloque oficialista, el Partido Socialista y Evolución, y el rechazo de Unidad Ciudadana, el Bloque Peronista, GEN, Mejor Ciudad y los partidos de izquierda.

LEER MÁSMedio millón de pesos | Entradera
LEER MÁSCarreteras, otras fake news de Macri | Las obras viales se redujeron unas cinco veces durante el Gobierno del PRO

El convenio para el traspaso incluye la condonación de una deuda por más de 7000 millones de pesos entre ambas distribuidoras, que de acuerdo a lo resuelto oportunamente por el ENRE, al aplicar la multa, debían abonar a los usuarios por fallas en el suministro. En lugar de ello, Edenor y Edesur se “comprometen” a volcar esos recursos en inversiones en la red eléctrica en el año 2021. “Hay una condonación encubierta de 35.000 millones de pesos, de los que 7000 millones tiene que ir a los usuarios y que los van a canjear por inversiones que tendrían que hacer los que se llevan la ganancia”, acusó la legisladora Myriam Bregman (PTS-FIT) durante el debate.

PAGINA 12