El Movimiento EVITA ahí sigue, haciendo lo que el municipio local, no solo no hace, sino que lo peor de todo, NI siquiera se digna a querer VER.

«Hace frío y en los barrios hay hambre. Con hambre se pierde la esperanza y el dolor se hace más profundo. Los nuestros, los más humildes sufren y este gobierno no da respuestas porque para los que tienen todo los pobres se vuelven invisibles. Ante esa invisibilidad los movimientos populares nos ponemos la situación al hombro para paliar la situación. Ollas populares en los barrios para contener la tristeza y la desazón. Vamos a poner lo que haya que poner para parar esta situación. Todo lo que tenga que ser, va a ser desde abajo !!!»