En un número inferior a los “70”, algunos de ellos, volvieron, por lo menos eso está contando la calllle en estos momentos.

Esperemos que nuestra intendenta, la que NUNCA se interesó por la INSEGURIDAD en Baradero, y que de un día para otro nos transformó en una ciudad SITIADA “DE HECHO”, haya escuchado las voces de muchos vecinos honestos, dando cuenta de los maltratos, las intimidaciones y el intento de meter miedo en la población, de menores sobre todas las cosas, conductas claramente desarrolladas por estos violentos llegados del conurbano a nuestra ciudad.

Que hagan lo que tienen que hacer, pero sin maltratar a nuestra gente, y si pueden, ya que está y de paso, que agarren a algún delincuente de Baradero, porque hasta aca, NADA DE NADA en ese aspecto.