La empresa Akzonobel de la marca ALBA ya echó unos 30 operarios y los despedidos junto a empleados realizan una protesta para revertir la situación. Exigen la intervención del Ministerio de Trabajo ante la ausencia del gremio que los nuclea.

La empresa ALBA, que produce pinturas, se encuentra en pleno conflicto debido a que ya realizaron 30 despidos en lo que va del año. Por ese motivo y ante la posibilidad de que más trabajadores queden en la calle, los operarios realizan una protesta en la fábrica que se ubica en el partido bonaerense de Escobar.

El reclamo se centra en el kilómetro 37,5 de la Colectora Oeste de la Panamericana en la localidad de Garín luego de que “el lunes 29 de abril se impidiera el ingreso de veinte trabajadores a la empresa multinacional Akzonobel que trabaja en la Argentina con la marca ALBA. Este grupo se sumó a una decena de desvinculaciones previas, totalizando 30 trabajadores hasta la fecha”.

El integrante de la Comisión Interna Gremial, Sergio Aguirre, dialogó con INFOCIELO y contó que “estamos reclamando en la puerta de la fábrica con familiares de los despedidos. A esto lo hacemos también desde la Comisión Interna en apoyo desde adentro”. Entonces, criticó a la Unión Personal de Fábricas de Pintura de la República Argentina (UPFPRA) por “la tibieza” ya que “sólo hizo una denuncia y espera una audiencia por parte del Ministerio de Trabajo”. El sindicato del sector es conducido por Pedro Zambeletti, quien se mantiene en el trono desde hace 42 años de manera ininterrumpida.

En ese aspecto, Aguirre manifestó que “vamos a continuar con las protestas y ahora evaluamos de hacer un acto masivo”, y añadió que “vamos a incrementar la protesta y analizar hasta cuándo haremos el bloqueo”.

“Hay trabajadores con 40 años de antigüedad que despidieron, lo que hicieron acá fue terrible. Es un ajuste brutal que trae flexibilización, tercerización, multiplicidad de tareas con la complicidad del gobierno nacional”, sentenció.

 

 

A su vez, los trabajadores señalaron que “lejos de atravesar una crisis, la empresa ha obtenido ganancias fabulosas en los últimos ejercicios. Es claro entonces que los despidos masivos forman parte de un plan de ajuste que incluye desconocimiento del Convenio Colectivo, tercerizaciones, flexibilidad laboral, aumento infernal de ritmos de trabajo”.

“Frente a esta situación los trabajadores pretendidamente despedidos nos hemos nucleado junto a nuestros delegados para reclamar nuestra reincorporación y trabajar por ello junto a nuestros compañeros, que dentro de planta temen por sus condiciones de trabajo y la posibilidad cierta de que se produzcan más despidos”, concluyeron.

FUENTE: INFOCIELO