Este martes se perdieron u$s1.926 millones luego del pago de unos 1.600 millones por capital e intereses a los tenedores del Bonar 2024.

En una espiral de sangría de divisas récord, las reservas del Banco Central de la República Argentina vieron volarse en pocas horas u$s1.926 millones luego del pago de unos 1.600 millones por capital e intereses a los tenedores del Bonar 2024, principal título de referencia de la deuda argentina.

Aunque se descontaba una caída importante pero el número despertó preocupación porque el Gobierno no logró retener a los inversores.

La mayorìa de los bonistas recibió los dólares y, en lugar de reinvertirlos, los sacó del país.

De esta manera, se aceleró la sangría de divisas que en menos de un mes se llevó el 80% de los recursos que ingresaron por el cuarto desembolso del FMI.

Según el diario especializado BAE: «Uno de los datos clave a seguir ayer era cuánto del ese vencimiento podía retenerse en activos argentinos, que en el último mes sufrieron un duro castigo ante una ola vendedora a raíz de los temores de default durante el próximo mandato, cuando vencerán cerca de u$s150.000 millones de deuda pero ya no habrá dólares del Fondo de respaldo. La caída de las reservas fue elocuente: como ocurrió en abril con el pago del AA19 por u$s3.500 millones, los inversores salieron en estampida».

FUENTE: INFONEWS