Por la caída de las ventas, una de las emblemáticas sucursales en Capital Federal bajó sus persianas. Sus trabajadores fueron despedidos.

Era una de las emblemáticas sucursales de la cadena. Estaba ubicada en Cerró Cabildo entre Sucre y Pampa, en el barrio de Belgrano. Pero desde algunas horas sólo hay una persiana baja con carteles pegados que indican que hay que ir a otras tiendas.

Ese fue el final de la histórica sucursal de Musimundo y se sumó a la ola de cierres que la empresa empezó el año pasado y que no cesa.

A principios de abril, cuando cerraron locales en Santa Fe, San Juan y Bariloche, desde la cadena habían dicho que esa era «la conclusión de un proceso de readecuación que comenzó el año pasado y que con estas medidas debería estar resuelto». Sim embargo, los empleados de la sucursal Belgrano fueron despedidos.

Hasta ahora ya se cuentan 32 sucursales de Musimundo que bajaron las persianas. Los cierres se concretaron desde el año pasado, pero no hay certeza de que hayan terminado.

Fuente: Infogremiales