Ayer, Entre Ríos tuvo su primera instancia electoral y dejó en claro la debilidad de los candidatos macristas, así como la fortaleza de un peronismo unificado. Con esta elección, son seis las derrotas consecutivas de Cambiemos.

Una nueva derrota de Cambiemos, esta vez en Entre Ríos. Las PASO de la provincia del litoral dejaron un amplio triunfo para el Peronismo Unido, que busca reelegir al gobernador Gustavo Bordet.

En tanto, el candidato del macrismo, Atilio Benedetti, quedó segundo pero muy alejado del primer lugar. Al cierre de los comicios, el peronismo logró cosechar un total de 58,15 por ciento de los votos, mientras que Cambiemos tocó un techo de 33%.

Lo curioso es que en 2017, ese mismo candidato había triunfado en las elecciones legislativas, superando ampliamente al oficialismo. Dos años después, la crisis económica y la caída de la imagen presidencial, golpearon fuerte a Benedetti. Un dato no menor es que en esa elección, el peronismo había ido dividido.

“El gobierno nacional sufrió otra derrota en una provincia argentina. Triunfó la unidad de hombres y mujeres que queremos que el 10 de diciembre sea el último día del gobierno de Mauricio Macri. En esa unidad del campo nacional y popular venimos trabajando dirigentes de todo el país desde hace más de un año”, festejó el ex gobernador de esa provincia, Sergio Urribarri.

o Urribarri.

Lo cierto es que con el triunfo de Bordet, son seis las elecciones provinciales en donde Cambiemos quedó segundo, o incluso tercero. A la de Entre Ríos, se suman las derrotas en Neuquén, Chubut, San Juan, Río Negro y La Pampa.

Por su parte, en Paraná, el intendente Sergio Varisco (Cambiemos) podría perder la comuna, luego de que se lo denunciara por narcotráfico.

FUENTE: INFOCIELO