El miércoles por la mañana en 2Quien quiera oír que oiga”, sacamos al aire, a CAMILA.

OCURRIÓ EN EL HOSPITAL LINO PIÑEIRO

“A mí el 13 de marzo el doctor Quaroni me operó de una lesión de cuello de útero, la operación salió bien, y al otro día, el viernes, me dan el alta médica, el doctor le dijo ala enfermera que me haga las curaciones del caso, y que me saque la gaza, que tiene un nombre que no me acuerdo porque es medio raro, y la enfermera creyó que yo la había largado cuando fui al baño a hacer pis, la enfermera en ningún momento me sacó la gaza, o sea que la curación que me estuvieron haciendo, en ningún momento llegó a la herida que yo tenía en el cuello de útero”

“Yo llegué a mi casa y mi suegra me tenía que seguir haciendo la curación, con un líquido, pero como la enfermera me dejó la gaza adentro, el líquido nunca llegó a la herida, la herida nunca se me curó porque yo tenía una gaza”

“Ese día viernes la doctora que me atendió en el Hospital, me dijo que estaba todo bien, y no me dieron ningún medicamento ni nada para que tome, y me dijo venite dentro de dos meses, en mayo, para hacerme otro estudio, y yo, como me sentía mal, estaba bajando de peso y se me bajaba la presión, volví al hospital a preguntar quién era la ginecóloga que me estaba atendiendo, y ayer, por el martes pasado, fui a ver esta ginecóloga y le dije lo que me estaba pasando, que cuando yo hacía pis, me largaba como un líquido marrón, con olor, y la doctora me dice, tirate en la camilla que te vamos a revisar, cuando la doctora me empezó a revisar me dijo, te dejaron la gaza adentro, ahí empezó a revisarme y me sacó la gaza como de UN METRO, toda con olor”

De no creer.

TESTIMONIO DE CAMILA