Si bien es lógico que en territorio isleño, de estas haya y a rabiar, no está demás, y sobre todo para aquellos que nunca se han cruzado con una de ellas, reflejar su presencia, como en este caso lo hacemos, a través de una foto.

De un metro y medio de largo y suculento espesor,  ayer fue, detectada en la isla.

Ocurrió en momentos en que el grupo de Juan Ramos, se encontraba en el lugar, llevando a cabo tareas solidarias en la Escuela de islas Nro. 25.

No vale ni hacer mención al susto que algunos de los que ahí estaban presentes, SE PEGARON.