El conocido vecino oriundo de nuestra ciudad y por estos días radicado en Campana, Rody Gonzalez Larrosa, el ayer “cafetero” y hoy “pastor evangelico”, esto publicó en su muro de face, en el día de hoy.

DADO QUE TOMO ESTADO PUBLICO LA CLAUSURA DE LA IGLESIA Y FUNDACIÓN, LA NUBE. DEL PARTIDO DE CAMPANA. HOY RECURRÍ AMBAS ACTAS LABRADAS EN RAZÓN A SUPUESTAS INFRACCIONES Y A SU POSTERIOR CLAUSURA DEL ESTABLECIMIENTO. ESTAS, FUERON CONFECCIONADAS DENTRO DE LO ESTIPULADO POR EL DECRETO LEY 8751/77 ART 43, SEGÚN DEJARON EVIDENCIAR CLARAMENTE LOS INSPECTORES ACTUANTES Y EL SR. COMISARIO A CARGO DE LA SECCIONAL DE POLICÍA DE CAMPANA. PERO, LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS, LEJOS ESTUVIERON DE TENER EN CUENTA EL ARTICULO 38 DEL MENCIONADO DECRETO, POR LO QUE LAS ACTAS, A MI CRITERIO SON NULAS DE NULIDAD ABSOLUTAS POR NO REUNIR LAS EXIGENCIAS DEBIDAS.
DENTRO DE LAS OBSERVACIONES PLANTEADAS EN EL ACTO ADMINISTRATIVO ANTE LA MUNICIPALIDAD DE CAMPANA, HICE SABER ADEMAS, QUE APLICARON NORMAS QUE SON DE EXCLUSIVA COMPETENCIA DEL MINISTERIO DE TRABAJO. ENTRE OTRAS ANOMALÍAS QUE REFLEJABAN LAS ACTUACIONES, QUE NADA TENÍAN QUE VER, CON LOS MOTIVOS QUE DIERAN ORIGEN A LAS SUPUESTAS IRREGULARIDADES Y SU POSTERIOR CLAUSURA.
A TODO ESTO, SE SE SUMA QUE EN UNO DE LOS FUNDAMENTOS PARA LLEGAR A PROCEDER AL CIERRE DEL LUGAR Y COLOCAR LINDAS FAJAS ROJAS EN LA ÚNICA PUERTA DE INGRESO AL LUGAR Y SIN INTIMACIÓN PREVIA, FUE BAJO LOS ARGUMENTOS DE QUE: “…AL LUGAR ASISTEN PERSONAS QUE NO SE CONOCEN”. EN ESTE ULTIMO PUNTO, SOLICITE ADEMAS AL SR. INTENDENTE, POR DESCONOCIMIENTO DE PARTE DE LOS VECINOS DE CAMPANA, Y EN CIERTA MANERA ALEGANDO NUESTRA PROPIA TORPEZA, QUE NOS ENVIARA UNA COPIA DE LA NORMATIVA “DE TIPO SOCIAL” QUE ESTABLECÍA QUE ERA CONDICIÓN IMPERANTE EN ESE MUNICIPIO, QUE LAS PERSONAS PARA REUNIRSE DEBEN CONOCERSE PREVIAMENTE.
ESPERAMOS QUE SE HAGA LUGAR A LA PRESENTACIÓN, Y QUE SI DETRÁS DE ESTA MANIOBRA HAY UNA CUESTIÓN QUE DESCONOCEMOS, ALGUIEN SE HAGA CARGO.-

Descargo presentado en el juzgado, hoy, para la pronta justicia de la injusticia vivida, por parte de nuestro letrado Dr. Edgardo Lopez