El aumento es para productores, pero se espera que en las góndolas se consiga a 150 pesos el kilo

Los rumores de un laudo con valores inferiores a lo solicitado en su momento por los chacareroshabía empezado a circular a fines de la semana pasada y se terminó de confirmar esta mañana con la publicación del Boletín Oficial. El precio fue fijado por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, a través de un lado, mecanismo establecido para cuando no se logra consenso en el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

La intransigencia de los molineros fue lo que impidió que en febrero los distintos sectores de la cadena productiva llegaran a un acuerdopara establecer los nuevos valores para la materia prima y la yerba canchada. Los industriales propusieron un precio que estaba incluso debajo de la grilla de costos elaborada por el Instituto. Poco importó que el valor del paquete a salida de molino hubiera tenido un fuerte repunte en los últimos meses y en las góndolas el kilo se acerque a los 150 pesos, publicó Clarín.

Los productores habían solicitado un incremento del 60% para la materia prima, mientras que los molineros ofrecieron una recomposición del 20%y pegaron el faltazo a la última reunión del INYM. El laudo de Bernaudo estuvo más cerca del pedido de los industriales que de los chacareros.

En la última sesión de precios, en febrero, hubo varias propuestas: el representante del Gobierno de Corrientes pidió un precio de 11 pesos por kilo de hoja verde; mientras que su par de Misiones se plegó al planteo de los productores primarios. Los industriales que plantaron en 10,10.

Los yerbateros habían anunciado que en caso de no lograr los $ 13,50 realizarían protestas en las rutas e impedirían la circulación de camiones con materia prima y producto ya elaboradocon destino al mercado. Esta mañana todavía no habían resuelto si las protestas finalmente se concretarán.

En un proceso inflacionario que parece no tener fin, los chacareros y secaderos deberán esperar hasta el mes de septiembre para poder negociar nuevos valores que regirán para la zafra de verano, consignó Clarín.