Con gastos que rondaron los once millones de pesos, y una recaudación, en concepto de auspicios y venta de entradas, que rondó los cuatro millones de pesos, este año, el Festival de Música Popular de nuestra ciudad, habría arrojado una pérdida de SIETE millones de pesos.

Suena como a mucho, en el contexto de ciudad llena de faltantes y carencias, como pocas veces se viio, a lo largo de toda nuestra historia.

Pero no todos perdieron, algunos, muy pocos por cierto, hicieron un gran negocio, como aconteció cada año desde que CAMBIEMOS gobierna Baradero, a los organizadores del mismo, claramente nos estamos refiriendo.

Ellos, ganaron, pero nosotros, SIETE abajo, repetimos, como mínimo.