A Franco Tognochi, quien tiene un comercio de venta de celulares y computación en pleno centro de la ciudad, Anchorena al 891, frente a la Escuela Nro. 1.

Hace dos semanas le rompieron el vidrio de su comercio y le robaron lo que había en la vidriera, no tanto tiempo atrás, ya le habían robado, y en el día de hoy se volvió a desayunar con esta mala noticia: “Le cortaron una cadena con un candado que tenía en la puerta, con una sierra, aunque esta vez, porque tiene otra traba en el ingreso a su comercio, no pudieron entrar”

Frases que deslizó en la nota que le hicimos en “Quien queira oír que oiga” en la mañana de hoy Franco: “En Baradero hay falta de seguridad”, “Nunca nadie ve nada”, “Los comerciantes al parecer vamos a tener que adaptarnos a los chorros, “En el anterior robo me quedé esperando a que llegue la científica, y nunca vinieron”,  y “La policía, las únicas dos veces que pasó y entró a mi comercio, al otro día, ME ENTRARON A ROBAR”

AUDIO