La llegada del mes de marzo a los baraderenses nos encontró con otro hecho trágico, el fallecimiento de dos jóvenes más, por el tránsito en nuestras calles.

Uno de ellos fue Nahuel Silva, el otro, días después, Diomel Romero Hebeisen.

Días después del trágico suceso, y a raíz de las imágenes captadas por las cámaras de “CRISPADOS”, la despensa ubicada en la Avenida Almirante Brown a la altura del Camping de Luz y Fuerza, se pudo comprobar que, el fallecimiento de ambos jóvenes fue generado por un auto blanco que por dicha arteria andaba circulando.

Al parecer el auto, de la cual no se alcanza a visualizar su patente y cuyo conductor a la fecha no ha sido identificado, hizo una “movida extraña” contra uno de los jóvenes que en su moto circulaba, la cual lo obligó a cambiar de carril, y al hacerlo, terminar chocando contra el otro que en sentido contrario venía circulando.

Un detalle: Al momento del siniestro estaba lloviznando, lo cual, sumado a el intempestivo accionar del conductor del auto blanco, contribuyó de manera decidida, a que lamentable suceso se produzca en la práctica.