Se trata del Concejal suplente Fernando Espíndola, quien en la pasada apertura de sesiones legislativas del Intendente Salazar estuvo presente en su banca. Fue denunciado por su sobrina, Cintia Espíndola, en la Comisaría de la Mujer. En la denuncia, a la que tuvo acceso Visión Regional, la mujer da cuenta de abusos sexuales ocurridos entre sus siete y trece años.

“Es mi lucha y nadie me escucha”, cuenta Cintia, en diálogo con Visión Regional, denuncia en mano. La copia de lo denunciado en la Comisaría de la Mujer tiene como acusado a Fernando Espíndola, dirigente camionero de San Pedro y Concejal suplente del Frente Renovador, por la lista que encabezaba Ariel Ramanzini.

El pasado viernes 1º, Espíndola reemplazó en su banca a José Luis Tirelli. Su aparición pública desató nuevamente la pesadilla para Cintia que hoy, a sus 40 años, se animó a denunciar lo que durante tanto tiempo calló por miedo y vergüenza.

En la denuncia, la mujer da cuenta de abusos sexuales que comenzaron con tocamientos cuando Cintia era apenas una niña de “entre siete y ocho años” y en los momentos en que “sus abuelos no se encontraban en la vivienda y frecuentemente lo realizaba de noche cuando todos dormían”.

Por entonces, según la denunciante, Espíndola tenía aproximadamente 17 o 18 años, y los abusos continuaron hasta sus 23, 24 años.

Según establece en la denuncia, la situación continuó con el paso de los años, agravándose en el contenido de lo denunciado, llegándose incluso a la violación.

La mujer asegura no haber sido la única víctima pero esta es sí, hasta el momento, la única denuncia asentada formalmente. Lo que el fin de semana pasado comenzó con una serie de comentarios en las redes sociales, hoy tiene su formalismo en una denuncia penal contra quien detenta un cargo sindical y la posibilidad del acceso a una banca en el Concejo Deliberante.

FUENTE: VISIÓN REGIONAL