Ford anunció esta tarde que, a fin de 2019, cerrará la planta de Sao Bernardo do Campo en Brasil. Con esta medida, se pondrá fin a la producción del Fiesta y de la línea completa de camiones que se montaban en ese establecimiento: Cargo, F-4000 y F-350. Todos los operarios quedaron a la espera de una notificación sobre su futuro en la compañía.

La decisión se tomó en el marco de la crisis que afecta a la marca del Óvalo y se suma a la decisión ya anunciada en octubre de 2018: en mayo próximo se cancelará la producción del Focus en la fábrica de Argentina, sin un sucesor inmediato. La planta de Pacheco seguirá produciendo la Ranger y está a la espera de los avances en la alianza con Volkswagen, para fabricar a la nueva generación de la Amarok (ver Proyecto Cyclone).

Con el cierre de Sao Bernardo do Campo, Ford se quedará con apenas dos plantas en Brasil. Seguirá la producción en Camaçarí (donde se fabrican los Ka y EcoSport) y en la planta de motores de Taubaté.

Fuentes de Ford Argentina le confirmaron que, cuando cese la producción del Fiesta brasileño, el modelo dejará de venderse también en la Argentina. No hay planes de importarlo desde otras plantas.

Además del cierre de la fábrica, Ford anunció que se retira por completo –sin producción ni ventas- del mercado de camiones de toda Sudamérica. En su comunicado de prensa , la compañía justifica la medida «en el marco de equilibrar las finanzas de la compañía en nuestra región».

La determinación trae enorme preocupación a los sindicatos de los trabajadores de las atomotríces. La determinación de FORD afectará seriamente a trabajadores de planta, oficinas y distribución.

La empresa precisó que «“Ford está comprometido con la región de Sudamérica a través de la creación de un negocio sostenible y rentable, con una oferta de productos fortalecida, una experiencia extraordinaria para los clientes y un modelo de negocio más ágil y eficiente,” dijo Lyle Watters, presidente, Ford de Sudamérica.

«La decisión de dejar de participar del negocio de camiones llega luego de meses de buscar alternativas, incluyendo posibles alianzas y la venta de la operación. La continuidad del negocio hubiera requerido una inversión de capital significativa para satisfacer las necesidades del mercado y los crecientes costos regulatorios, sin un camino viable para un negocio rentable y sostenible». precisaron voceros de la empresa.

Quienes reconocieron que «esta acción tendrá un impacto significativo para nuestros empleados en São Bernardo, y estaremos trabajando de manera cercana con todas las partes interesadas en los próximos pasos,” dijo Watters. “Trabajando junto con nuestros concesionarios y proveedores, Ford continuará brindando soporte integral a nuestros clientes en lo referido a garantía, partes y servicio.”

Esta decisión sigue a otras iniciativas recientes como parte del rediseño en curso de la región de Sudamérica, incluyendo:

  • Reducción de más de 20 por ciento de los costos de staff y de administración en la región.
  • Fortalecimiento del portafolio de productos con SUVs y pick ups, de creciente preferencia entre los consumidores, decidiendo el cese de la producción de Focus en Argentina.
  • Expansión de asociaciones globales, como la recientemente anunciada alianza con VW para desarrollar una pick up mediana.
  • En Sao Bernardo do Campo, Ford fabricaba el Fiesta para Argentina y Brasil. No tendrá reemplazante en nuestro mercado.

*También se fabricaban los camiones Cargo, F-4000 y F-350. Ford se retirará por completo del mercado de camiones de Sudamérica, tanto en producción como en ventas.

Ahora, resta saber cuál será la reacción de los trabajadores y de los giobiernos neoliberales de Brasil y Argentina.