A cualquier mortal de nuestra ciudad, si lo agarran en esa esquina, parado tal cual se ve en la foto, de frente march, EN CANA.

Pero independientemente de detección in fraganti de parte de los zorros locales en el lugar del hecho, quienes ejercen la función pública, y sin necesidad de control estatal de sus actos, para poder exigir y llegado el caso, sancionar, sin lugar a dudas, deben bregar con el ejemplo.

La concejal Rosana Fallet, en el kiosco de Láprida y Oro, a metros del Provincia, haciendo lo que NO se puede.

Haz lo que yo diga, pero JAMÁS y bajo apercibimiento de suculentas MULTAS, lo que YO haga.