El lunes por la mañana en “Quien quiera oír que oiga” entrevistamos a Johana Marzoa, quien tiene su casa en Almirante Brown 1050, y la tiene como luce en la foto, “BAJO AGUA”

“El agua nos llega a las rodillas”, comenzó diciendo Johana en la nota que el lunes por la mañana en la FM DEL CIELO a ella le hicimos.

“Vivo con mis dos hijos, mi mamá y mis hermanos, y no nos queremos ir de nuestra casa por miedo a que nos roben todo”
“Le he pedido ayuda al municipio, a ver si me pueden ayudar de alguna manera, pero no me han solucionado nada”

“El lunes pasado vino María Laura Liaudat junto con Pía Fittipaldi, responsable de Acción Social desde hace tres semanas y hoy de vacaciones, vinieron cuando recién el agua estaba entrando al patio de mi casa antes que ingresará en la casa misma, me dijeron que me iban a dar una solución, que me quedara tranquila, vinieron ese día y después no aparecieron nunca más, de  esto hace más o menos una semana atrás”
“Yo tengo una nena de 2 años y medio y el más grande de 10, vivo con mi mamá y mis hermanos, mis hermanos son discapacitados, uno con epilepsia y el otro tiene problemas de habla”
“La noche en que la empezó a meterse el agua dentro mi casa le mande mensajes a María Laura, le mandé audios, me cansé de ir al municipio y me dicen que no está, los WhatsApp no me los responde”
“¿Qué pienso? Que son unos ineptos y que me agarran para la joda, en esta señora me dijo que iban a encontrar una solución, no hicieron nada”

“Ese día también vinieron los bomberos porque supuestamente iban a sacar el agua con bombas, pero no pudieron hacerlo, al otro día vinieron y me tiraron dos camiones de tierra en la alcantarilla y el agua quedó estancada y lo que hicieron fue peor, me complicaron aún más la vida”