La historia de Alejandra ya la conoces.

Una historia llena de impunidad, ausencia de justicia, y desidia institucional manifiesta.

Es que ella ya lo había denunciado en varias oportunidades a su ex pareja, sin embargo…

CARTA ABIERTA DE ALEJANDRA A LOS BARADERENSES

“Me tomo un ratito de mi tiempo para agradecer a toda la comunidad de Baradero, por su solidaridad, apoyo, oraciones y buenos mensajes que me han hecho llegar.

En primer lugar gracias infinitas a mi familia, que nunca me dejó sola y está a mi lado en cada paso que doy a mis amigas/os, compañeros de trabajo, al Movimiento Evita (organización a la cual pertenezco), a la Sra. intendenta, a cada uno de los medios y a cada persona que se tomó un ratito para preocuparse por mi salud”, expresó en el comienzo de su carta y recordó “

El 26 de diciembre me tocó a mí, pero podría haber sido cualquier mujer de nuestra ciudad, sólo pido que se haga justicia y que se nos escuche y ayude cuando denunciamos, porque nos piden que no tengamos miedo de hacerlo, pero tardan en accionar y por eso pasan hechos como el que me pasó a mí”.

Los agradecimientos siguen para todo el personal de Salud que la asistió: “Por último y más que agradecida estoy con Ramiro Mansilla, Julio Bitar y Gustavo Quaroni, por la excelente atención, sin su profesionalismo y ayuda yo no estaría escribiendo estas palabras, y también agradecer a los anestesistas, instrumentistas y enfermeros/as, al excelente equipo de terapia, a la Dra. Alejandra Montenegro y a cada miembro del Hospital, porque no hay uno que no haya pasado a darme una palabra de aliento.

Tampoco quiero olvidarme de agradecer a las cinco personas que recuerdo haber visto que me ayudaban y sin pensarlo se solidarizaron conmigo”. Para concluir dejó como mensaje: ”Hoy más que nunca luchemos contra la violencia de género y que no exista #Ni una menos. Eternamente agradecida con ustedes”