Venimos con este tema desde hace mucho tiempo, profundizando  todo lo que hace a sus incontables males, desde hace unas semanas atrás, incluso, con testimonios de los propios comerciantes de la referida calle.

Los cables sueltos, UNA VERGÜENZA total, comercios del rubro gastronómico “VACÍOS”, UNA PREOCUPACIÓN general.

No fue magia, CAMBIEMOS lo hizo.