Promocionada como la mega obra que iba a cambiar la historia de nuestra ciudad, la de calle Anchorena, así está, perdón, sigue, en los días que corren.

Los vecinos van de compras y vuelven en el 107 a sus casas.

Así lo mostró en su face personal el comerciante local Francisco “Pancho” Novella.

“Así sigue la calle más comercial de la ciudad, 60 millones de puro cemento”

Vergüenza ajena.