Frente a la afición por el ocio que demuestra Mauricio Macri, quien desde que asumió acumula más de 120 jorandas sin trabajar, sugieren reglamentar el tiempo de descanso presidencial: 14 días y dentro del país.

Las vacaciones de Mauricio Macri en Villa La Angostura, donde permaneció 23 días podrían ser las últimas de esa extensión si prospera una iniciativa de la senadora Magdalena Odarda, de Río Negro, quien propone reglamentar por ley los días de descanso del presidente de la Nación y sugiere 14 días corridos y dentro del territorio nacional.

“Actualmente, no existe regulación normativa específica sobre el régimen de licencias anuales de quien ejerce la Presidencia de la Nación. Eso explica porque el presidente Macri ya se ha tomado más de 120 días de vacaciones desde que asumió”, señaló Odarda en un comunicado.

La senadora, electa por la Coalición Cívica en 2013, no integra Cambiemos, y afirmó que se debe “saldar este vacío legal y discutir en el Congreso las pautas mínimas para las vacaciones de quien esté al frente del Ejecutivo”. Por ello propone 14 días corridos para quien ocupe el cargo de presidente de la República. Es la misma cantidad que establece el régimen del personal de casas particulares.

En el proyecto está estipulado que se debe informar al Congreso los días que el presidente se tomará vacaciones “entre enero y febrero de cada año”. Además, la iniciativa puntualiza que, durante sus días de descanso, el mandatario “no podrá ejercer actos de gobierno y el Poder Ejecutivo será desempeñado transitoriamente por la vicepresidente”.

Finalmente, el proyecto establece que las vacaciones presidenciales serán dentro del país y que, en caso de querer hacerlo en el exterior, deberá solicitar autorización al Congreso.

Las vacaciones de Macri desde que llegó a la Casa Rosada han sido materia de debate. El mandatario ha acumulado más de cuatro meses de descanso desde diciembre de 2015. El pasado 22 de diciembre fue en el avión presidencial a Bariloche con su familia y de allí al country Cumelén de Villa La Angostura, donde permaneció hasta el 13 de enero.

Sólo hasta mediados de abril de 2017, el Presidente acumulaba 64 jornadas sin trabajar. Desde entonces, se permitió varios fines de semana largos en los que, por ejemplo, participó de un torneo de golf en la Costa Atlántica o extendió visitas oficiales para dedicarle más tiempo al ocio, como el caso de su viaje a Sudáfrica en el contexto de la Cumbre de los BRICS, cuando se tomó unos días para hacer un safari fotográfico.

Tal vez la más recordada de sus «escapadas» haya sido aquella en la que se lastimó en pleno partido de tenis en Chapadmalal a pocos días de la desaparición del submarino ARA San Juan, que llevaba abordo 44 tripulantes.

FUENTE: PAGINA 12