En un nuevo documento que circuló en las últimas horas, técnicos del FMI aconsejan subir 5 años la edad jubilatoria y reducir el haber inicial. El fantasma de una nueva reforma previsional ya empieza a rondar el Congreso.

El texto fue divulgado esta semana en Tokio por el subgerente general del FMI, David Lipton, y lleva la firma de los técnicos David Amaglobeli (Georgia), Hua Chai (China), Era Dabla-Norris, Kamil Dybczak (República Checa), Mauricio Soto (Colombia) y Alexander Tieman (Holanda).

“Para lidiar con los costos del envejecimiento, muchos países implementaron significativas reformas de los sistemas de pensiones a lo largo de los últimos años”, destacó el trabajo titulado “El futuro del ahorro: el rol del diseño de los sistemas de pensiones en un mundo que envejece”.

Para el FMI, existen tres amenazas de los actuales sistemas jubilatorios: la tasa de natalidad mundial es la más baja histórica, la población envejece a ritmos acelerados y las cajas de los Estados no alcanzan para cubrir todas las necesidades.

“En las próximas décadas la disminución de la fertilidad y el aumento de la longevidad cambiarán profundamente la distribución de la pirámide demográfica en muchos países, aunque a diferentes ritmos”, sostuvieron. Calculan que en tres décadas la situación resultará insostenible.

En ese marco y desde Japón, desplegaron sus recomendaciones. “Las reformas apuntan en gran parte a contener el crecimiento en el número de jubilados, modificando los parámetros clave del sistema; por ejemplo, incrementando la edad de jubilación, endureciendo las reglas para acceder, reduciendo el tamaño de las pensiones a través del ajuste en el cálculo de los beneficios”, propusieron los técnicos.

“Con las políticas actuales (estiman que) el gasto público en pensiones aumentará en un promedio de entre 1 y 2,5 puntos del PIB en 2050, deprimiendo el ahorro público (…) Para las generaciones más jóvenes, en muchos países ahorrar más para el futuro será cada vez más importante de cara a garantizar su jubilación”, destacaron.

En la Argentina no es una novedad que el Gobierno cree que se necesita dar mayor sustentabilidad al sistema estatal de jubilación. Para ello, el Fondo planteó reducir el ingreso que reciben los nuevos jubilados.

Una solución concreta de los técnicos alcanza a los nacidos entre 1990 y 2009. “En las economías de los países más desarrollados, donde las pensiones han sido en gran parte reformadas, las simulaciones sugieren que el aumento de la edad de jubilación en cinco años (del promedio actual de 63 a 68 en 2050) cerraría la mitad de brecha proyectada en relación a lo (que perciben) jubilados de hoy. Si además aportaran un 6% adicional de sus ganancias cada año, cerrarían la otra mitad de la brecha”, sentenciaron.

FUENTE: INFOGREMIALES